domingo, 27 de noviembre de 2016

Alfred Jarry, el creador de la Patafísica, de la que el mismo dijo, se hablará más claro en 100 años: ensayos y poemas.


Vaya seguro a su doctorado

Por Gajaka Extramitico unido al pie del ángel supremo.


Una vez adquirida la Doctora Patafísica, ves a los hijos de Blade Runner, ya tienen piernas humanas, de primera y segunda categorías. Juro por mi madre que aborté en Castellón de la Plana, condenados a las Azores, eso si recuerdo placentero.
Y cuando vengan esos poemas, Genitor por la imagen. Tu te cagas en tu madre, y yo en la mia.

Gajaka de Natalia Lange

Un concepto dos, despotricando, no te metas con el verbo. Así la Patafísica sea noticia en los globos aerostáticos, que es lo mismo que extraterrestre. Viajas hacia el sur sin visagra, ni sicopete embrión, a las ñatas experimentales, lo mismo que lista de futbool, y de vegetales. Los pacifistas enemigos de la iglesia, vulga y talmud, Bulgata Bulgaria.

Hermenejildo Segrera

Y si te mueres, después de dejar el jardín florido, te llevas tus propios testimonios al parecer testamentos, todos poéticos como los de Mandarin Carroll.
No faltará la imagen desnuda de la desazón, la de un río entero. El dos por tres de la diosa de Taliecin.
No olvides las actrices que hace un año amabas, por las otras en cartelera. Ah, yo soy así, me fascinan los dos reynaldos de la foto con Lezama.

La goma hernández es poco para tanta locura especulativa. No le pegue a la gorda, versión, va para todos en Pinar del Río, y La Habana vieja. Que sepan cocinar y ahí está.

Irma, la dientona alemana. (Nos sedujo a Deniz y a mi).

Tenía el misterio de las catedrales de Fulcanelli, se ha dicho un millón de veces. Celebremos tu oro de novio. La luz infame no absuelta, en la estructura. La pirámide del cuaternario, jiji me soplaron. Lo que veía al otro lado daba cuenta la muerte.

Mandarín Carroll




Alfred Jarry, el padre de la Patafísica, solito con las estrellas.*.



Pocas personas pueden arrogarse el hecho de haber inventado una ciencia. Alfred Jarry es una de ellas, ya que el escritor francés es el padre de la patafísica: la ciencia que estudia las “soluciones imaginarias y las leyes que regulan las excepciones”.

La patafísica, en realidad, es una pseudociencia creada en el marco de la ironía y el absurdo que manejaba este autor nacido el 8 de septiembre de 1873 en la localidad de Laval, a unos 300 kilómetros de París.
Jarry creció en Saint-Brieuc y en Rennes, donde cursó su educación secundaria. Luego, en París, aprendió Literatura en La Sorbona, pero sin llegar a completar su licenciatura. De todos modos, con sus primeros trabajos literarios pudo alcanzar un gran reconocimiento.
El éxito de sus libros y la herencia que le dejó su padre al morir permitieron a Jarry llevar, en un principio, una vida sin preocupaciones materiales. En su juventud colaboró con diversos medios, co-dirigió una revista de arte y hasta fundó su propia publicación, aunque apenas duró un par de números.
En 1894, en la vivienda de un matrimonio amigo, Jarry presentó por primera vez “Ubú rey”. Gracias a esta obra teatral, el autor suele ser señalado como pionero del dadaísmo y del surrealismo.


Cuentan los historiadores que, a partir de entonces, Jarrycomenzó a comportarse como el personaje principal de su obra, adoptando comportamientos extravagantes y privilegiando el placer y los excesos por sobre todas las cosas.
Antes de cumplir 30 años, Jarry se quedó sin herencia por sus gastos desmedidos. Así terminó instalándose en un pequeño departamento parisino y viviendo en casas de sus amigos.

El 1 de noviembre de 1907, una tuberculosis que se agravó por su abuso del alcohol y las drogas, lo llevó a la muerte. Tenía apenas 34 años y era admirado por Pablo Picasso, Guillaume Apollinaire y Max Jacob, entre otras personalidades.

En 1911, cuatro años después de la muerte de Alfred Jarry, una novela póstuma incrementó aún más su popularidad: “Gestas y opiniones del doctor Faustroll, patafísico”, donde sentó las bases de la mencionada pseudociencia.

,*:Tomado de Poemas del alma.



Poema de Alfred Jarry, de El amor en visitas.


Trois grenouilles passèrent le gué,
Ma mie Olaine,
Avec des aiguilles et un dé,
Du fil de laine.

C'est pour la robe du roi,
Ma mie Olaine,
Qu'elles feront avec le doigt
Et de la laine.

Voici qu'arrive le bourreau,
Ma mie Olaine,
Apportant un grand sarrau
De grosse laine.

— Coupez, cousez l'habit d'elbeuf,
Ma mie Olaine.
C'est plein de sang, mais c'est tout neuf
Et c'est en laine !

— Nous ne toucherons point au sang,
Ma mie Olaine,
Aimerions mieux pourrir dedans
Avec la laine !

Le roi n'est plus, le roi est mort,
Ma mie Olaine,
Et nous partagerons son sort :
Cassez la laine

“”
Tres ranas pasaron el vado,
    Mi querida Oliana,
  Con agujas y un dado,
    Con hilo de lana.

  Es para la túnica del rey, 
    Mi querida Oliana,
  Que ellas harán con el dedo
    Y con la lana.
  
  Aquí llega el verdugo,
    Mi querida Oliana,
  Trayendo un gran blusón
    De gruesa lana.
  
  —Corten, cosan la tela de Elbeuf,
    Mi querida Oliana.
  ¡Está llena de sangre, pero es flamante
    Y está hecha de lana!
  
  —¡No tocaremos la sangre,
    Mi querida Oliana,
  Más querríamos pudrirnos por dentro
    Como la lana!

  Ya no hay más rey, el rey ha muerto,
    Mi querida Oliana,
  Y nosotros compartiremos su suerte:
    ¡Corten la lana!

((()))



Ubú Rey, o los monstruos de cada día.

Por Belgoña Barrena, El País.

El estreno oficial de Ubu Roi en el parisino Théâtre de L’Oeuvre en 1896 fue todo un escándalo ya desde la primera palabra del texto, “Merdre” -enfatizada así, con una “r” intercalada-, por su atrevido lenguaje, el comportamiento transgresor e irreverente de sus protagonistas, Père Ubu y Mère Ubu -remedos satíricos de los shakesperianos Macbeth y su esposa- y los medios con que estos consiguen hacerse con la corona de Polonia. La pieza del joven e irreverente Alfred Jarry convirtió a Ubú en símbolo de la violencia y del abuso de poder, y supuso un antes y un después para una tradición teatral que a partir de ese momento viraría hacia el surrealismo y el absurdo. Los postulados más convencionales del teatro burgués, dominado por el simbolismo, se fueron a la ídem con su alucinada predicción de la devastación que el nuevo siglo XX iba a acarrear y que tan bien condensaba esa expresión soez del principio. La resonancia de esa “r” intercalada ha hecho que su onda expansiva llegue hasta nuestros días gracias a lo bien (¡) que los políticos han ido cumpliendo a lo largo de los años con esa visión de lo que iba a ser el nuestro mundo.
 En cuanto toma el trono, Ubú sube los impuestos, despoja y mata a nobles y magistrados, castiga a los comerciantes y hace de todo con el propósito de enriquecerse; al final, huye buscando otras oportunidades de dinero y poder. Muchos han visto, tras la cosa grotesca y el esperpento, un parecido más que casual con la realidad política de cada momento. En 2002, el premio Nobel Dario Fo y Franca Rame adaptaron la pieza de Jarry en un monólogo cuyo protagonista estaba inspirado en Silvio Berlusconi y sus escándalos; el título, Ubu bas, hacía referencia a la altura física y política del entonces presidente del consejo de ministros italiano. Ese mismo año, Àlex Rigola trasladaba la brutalidad, la crítica sobre el poder y la provocación que encierra la obra en un montaje deliberadamente salvaje por procaz que pudo verse en el Teatro de La Abadía de Madrid; buscó un equivalente actualizado al merdre original, añadió algún fragmento de Macbeth, tomó elementos de dictadores como Hitler o Franco e incluyó en su dramaturgia a Bush, Aznar y al Papa de Roma. Sin embargo, en nuestro país, quienes más veces han puesto el dedo en la llaga han sido Els Joglars de Albert Boadella, siempre a favor de la función higiénica de las parodias y las sátiras basadas en el poder real. Tanto Operación Ubú, montaje estrenado en el Teatre Lliure en 1981, como Ubú President, versión ampliada de 1995, tenían como gran protagonista al ex presidente de la Generalitat de Catalunya, Jordi Pujol. Según el programa de mano de la segunda, la primera “fue recibida como un fenómeno excepcional dentro del moderado panorama teatral de aquellos tiempos. Los ingredientes de sátira política directa, así como el sarcasmo impecable sobre las megalomanías de nuestros dirigentes, encendieron las opiniones adversas de quienes creían que la joven democracia y el floreciente nacionalismo no debían ser materia de farsa".
Con estos antecedentes, el Ubu roi de los Cheek by Jowl, la compañía de Declan Donnellan y el escenógrafo Nick Ormerod, puede parecernos un picnic. O mejor dicho, una cena con amigos, pues este es el punto de partida del montaje que llega hoy (y hasta el domingo) al María Guerrero dentro del ciclo Una mirada al mundo del Centro Dramático Nacional tras estrenarse en La Haya en enero y pasar, entre otras plazas europeas, por el veneciano Teatro della Fenice en agosto, programado precisamente por Àlex Rigola, director de la Bienal de Teatro.
Donnellan parece desafiar la tendencia provocativa situando la trama de Jarry en un elegante salón de un piso parisino burgués y actual, recreado por Ormerod en color blanco, revistiéndola con la sobria sofisticación propia del contexto y decantándose por el anonimato de los monstruos protagonistas. Sin señalar a nadie, su Ubú se convierte en una delirante lucha generacional. Un matrimonio recibe en casa a unos amigos mientras el hijo adolescente de aquel se dedica a grabar la velada con una cámara de video, siguiendo los movimientos de sus padres ya desde los preparativos. Y será en su mente donde este grupo de burgueses perderá su discreto encanto para luchar por la corona del rey Wenceslao. La cena y la obra de Jarry se van intercalando con absoluta fluidez gracias al trabajo de los intérpretes, actores franceses con los que Donnellan ya había trabajado. ¿Dónde queda, a todo esto, su crítica? Pues más cerca de lo que parece, justo bajo las buenas maneras y modales. El Padre Ubú es el padre anfitrión que prepara los cocteles del aperitivo y saluda cordialmente a sus invitados al llegar. Es un amigo que comenta sus planes a aquellos en los que confía, induciéndoles al complot. Y será la tensión que genera la mirada del hijo, un poco al estilo de Haneke en Funny Games, la que nos pondrá sobre aviso y la que no permitirá que los monstruos salgan impunes.





58 comentarios:

  1. JLOT de Hidalgo y Costilla27 de noviembre de 2016, 17:20

    La patafísica entre el Simbolismo y el Surrealismo. Pero, creo que La seudociencia los sobrepasa. Nada supera al Ubú Rey, lo dijo Peter Weiss.

    ResponderEliminar
  2. Lo que va de la patafísica a las Severisimas neoberracas. Uff, trecho mancomunado.

    ResponderEliminar
  3. A mi me chifla Jarry, su bicicleta, y esas millas millonarias, que vuelo, del que hablábamos. No lo estudie porque me moría de hambre. Celebro su profecía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A naacocido el neoberrak, por encima de sierra roomm berraco.

      Eliminar
    2. Explíquese mejor, sáquese esa tusa de la próstata.

      Eliminar
  4. Esa foto de Lorenzo parece mas joven, no será que es del 90? Gajaka descabezado, desde siempre lo ha sido. Es mas interesante un extrasmitico que tu lindo culito. je je.

    ResponderEliminar

  5. El supermacho

    Publicada en 1902, esta novela del escritor francés Alfred Jarry tiene como protagonista a Andrea Mercueil, un joven y espléndido señor que reúne en 1920 (fecha que el autor imagina como la del triunfo de la técnica) a varios amigos en su castillo de Lurance, a pocos kilómetros de París. Entre esas amistades figuran nobles, científicos, inventores, médicos y estudiosos de ciencias humanas, a los que Andrea Mercueil muestra la vivacidad de su espíritu, siempre curioso de nuevas realizaciones y al mismo tiempo alejado de auténtico apego a la vida.

    El tema que más interesa a Mercueil es precisamente el de demostrar que el amor es un acto sin importancia y que, con un movimiento de la voluntad, podría superarse al indio que, según una cita de Rabelais y otros autores antiguos, tenía un acentuado vigor afrodisíaco. Después de varias discusiones, durante las cuales la terrible exuberancia del joven desafía las opiniones comunes acerca de las posibilidades eróticas del hombre, Andrea invita a sus huéspedes a que asistan a la prueba de un nuevo indio.


    Alfred Jarry

    Para tal prueba ha dispuesto que se presenten en el castillo siete cortesanas, las cuales se someterán al experimento a partir de medianoche y hasta la noche siguiente. Pero Elena Bison, la joven hija de un sabio inventor del movimiento perpetuo, organizador de la célebre carrera de las Diez mil millas, se enfrenta con el vigoroso y atlético personaje (que no es otro que Andrea). Elena encierra bajo llave a las encantadoras doncellas y se ofrece para sostener ella sola la prueba, al término de la cual, presa de una embriaguez cada vez mayor, parece morir.

    También Andrea, aunque sigue dominado por el frenesí de su apuesta, está postrado debido a la excepcional fatiga; el sabio intenta inspirarle amor por su hija mediante una máquina de su invención, pero el prodigioso supermacho está tan excitado que incluso la máquina se enamora de él, y en lugar de verse afectado por su corriente, él mismo genera y excita otra nueva, hasta que, en una congestión final, mientras intenta escapar, le alcanza la muerte.

    El libro, caprichosamente impregnado de una extraña y fantasmagórica fantasía, representa un intento de narración a medias científica y a medias fabulosa, y por sus posibilidades artísticas y su continuada y sostenida ironía parece encontrarse entre la Eva futura de Villiers de L'lsle-Adam y el Rey Francachela de Marinetti. Pero además del sarcasmo a propósito de la sociedad moderna, hecha de ficciones y de frases hechas, muchas de sus páginas hacen gala de un valioso juego inventivo y brillan por la desenvoltura del personaje, llevado por medio de razonamientos cerebrales a auténticos actos de locura.

    ResponderEliminar
  6. Tumbaron el avion donde venia el equipo de futbooo del Brasil?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No le dieron prioridad para aterrizar de emergencia, con la casi segurita verdad de que estaban borrachos en el avión, y en la torre de Rionegro viendo extraterrestres, y no aviones pidiendo pista.

      Eliminar
  7. AUTORRETRATO O DEL SUBWAY por Gilberto Owen


    1. Perfil

    Viento nomás pero corregido en cauces de flauta
    con el pecado de nombrar quemándome hijo en un hilo de mis ojos suspenso
    adiós alta flor sin miedo y sin tacha condenada a la Geografía
    y a un litoral con sexo tú vertical pura inhumana
    adiós Manhattan abstracción roída de tiempo y de mi prisa irremediable caer
    fantasma anochecido de aquel río que se soñaba encontrado en un solo cauce
    volver en la caída noche al sube y baja del Niágara
    qué David tira la piedra de aire y esconde la honda
    y no hay al frente una frente que nos justifique habitantes de un eco en sueños
    sino un sonámbulo ángel relojero que nos despierta en la estación precisa
    adiós sensual sueño sensual Teología al sur del sueño
    hay cosas ay que nos duele saber sin los sentidos

    ResponderEliminar
  8. Si, estás claro, siempre se te dijo, pero me tienes estragado con tus extrasmiticos tuyos, que el gran Ubú te proteja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estragado, a mi, si supongo el desfile de los neonazis por tu puerto.

      Eliminar
  9. El poema de Owen tiene solo un regañito, frente a frente, una frente que nos justifique. Vaya usted me ganó.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "y no hay al frente una frente que nos justifique habitantes de un eco en sueños"

      Leala ahora para que entienda anonimito de tres dedos en la frente.

      Eliminar
  10. O tocar la frente de Cuba, como lo escribe en su poema a Fidel, Neruda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja jajajajajjjaj ajajjajai

      Eliminar
  11. de perruda pata(física) cojean los parapléjicos nerudas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. u.u. escupo en las babelias.

      Eliminar
    2. Lo cuaternario, dimensiones iguales, sostén de Palacio de la cultura.

      Eliminar
  12. Premio Quechua Borromeo 2016
    José María Arguedas, In memoriam.

    Llamado a algunos Doctores

    A Carlos Cueto Fernandini y John V. Murra.

    (Fragmento)

    Dicen que ya no sabemos nada, que somos el atraso, que nos han de cambiar la cabeza por otra mejor.
    Dicen que nuestro corazón tampoco conviene a los tiempos, que está lleno de temores, de lágrimas, como el de la calandria, como el de un toro grande al que se degüella; que por eso es impertinente;
    Dicen que algunos doctores afirman eso de nosotros; doctores que se reproducen en nuestra misma tierra, que aquí engordan o que se vuelven amarillos.
    Que estén hablando, pues; que estén cotorreando si eso les gusta.
    ¿De qué están hechos mis sesos? ¿De qué está hecha la carne de mi corazón?
    Los ríos corren bramando en la profundidad.
    El oro y la noche, la plata y la nochetemible forman las rocas, las paredes de los abismos en que el río suena; de esa roca están hechos mi mente, mi corazón, mis dedos.
    ¿Qué hay a la orilla de esos ríos que tú no conoces, doctor?
    Saca tu largavista, tus mejores anteojos. Mira, si puedes.Quinientas flores de papas distintas crecen en los balcones de los abismos que tus ojos no alcanzan, sobre la tierra en que la noche y el oro, la plata y el día se mezclan. Esas quinientas flores son mis sesos, mi carne.
    ¿Por qué se ha detenido un instante el sol, por qué ha desaparecido la sombra en todas partes, doctor?
    Pon en marcha tu helicóptero y sube aquí, si puedes.
    Las plumas de los cóndores, de los pequeños pájaros se han convertido en arco iris y alumbran.
    Las cien flores de la quinua que sembré en las cumbres hierven al sol en colores; en flor se han convertido la negra ala del cóndor y de las aves pequeñas.
    Es el mediodía; estoy junto a las montañas sagradas; la gran nieve con lampos amarillos, con manchas rojizas, lanza su luz a los cielos.
    En esta fría tierra siembro quinua de cien colores, de cien clases, de semilla pode­rosa. Los cien colores son también mi alma, mis infatigables ojos.
    Yo, aleteando amor, sacaré de tus sesos las piedras idiotas que te han hundido.
    El sonido de los precipicios que nadie alcanza, la luz de la nieve rojiza que, espantando, brilla en las cumbres;el jugo feliz de millares de yerbas, de millares de raíces que piensan y saben, derramaré en tu sangre, en la niña de tus ojos.

    Marzo, 1966

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Derecho contra buena zurda.2 de diciembre de 2016, 17:10

      Las piedras idiotas, rescatable.
      Espantando, es horrible.
      Las cien flores de las quinua, Quinientas flores de papas, te puede llevar al paroxismo de una Edad madura en la vida de los que han desaparecido. La rasquiña cerebral.

      Eliminar
  13. Tiene semen en la boca el mudo beckettiano.

    ResponderEliminar
  14. "Rogelio Echavarría escoge siete: Hernando Dominguez Camargo, J. A. Silva, Rafael Pombo, Luis Vidales, Alberto Mosquera, José Manuel Arango, Juan Manuel Roca".

    Que ironía la de este paisa, Sarito Montiel, que ignoró Disidencia porque le era fuerte competencia con Roca. Ganó la Academia en aquel entonces. El sultán anda suelto y herido.

    ResponderEliminar
  15. Indicios amargos para la sopa.3 de diciembre de 2016, 16:28

    Oye, muy bueno el Doctor Zocotropo, y el Manifiesto del neoberraco, deberían de salir en tu próximo libro,,, acabarías con Breton.

    ResponderEliminar
  16. Mejor numeral del año, del churrunguis de cristal de roca.

    "IX

    Lo mas claro es que el hombre siga al animal, en sus costumbres, lava las hojas, prende la mecha, pero y el sólo, no es acaso otro hombre, sin animal a imitar, como no sea rascarse de las ganas, que le muerdan los huesos, con la factura de una imaginación desbordante, y la larga fila de fenómenos paranormales, mientras haya cerámica toda la vida, ve cumplirse su otra fantasía erótica".

    Gajaka extramitico

    ResponderEliminar
  17. Van a montar Ubú Rey en Bs As. Vienes? Tengo las entradas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si la presentan en marzo y abril iría. Coméntame mi nueva Lange.

      Eliminar
  18. Mira, "Hago pi pi media velada", tienes que impedir Timo _ Petro, porque es el acabose de la izquierda en el poder.

    ResponderEliminar
  19. Tu te robas todo lo mio, tendré que soportarte, mientras las divas pernoctan en la noche.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Perdóname, pero son los dioses los que juegan con nuestro destino. Te vez muy guapa de Natalia Lange, y claro, no desaproveché la oportunidad de meterte en mis cosas literarias. Valorando tus colaboraciones en el blog.

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

      Eliminar
  20. Me quedo con la Doctora Patafísica, con ese diploma firmado por Gajaka de Natalia Lange.

    Enseñaré en Mar del Plata, instalada y seggregada. No se aquí menos allá con el antifaz de cabeza de vaca, tu sementera, la laguna azul de las diosas. Los grupos unidos, tierna edad para el martirio.

    Lo bakovico, lo de nunca acabar cada que Dioniso LXXXV calza la ballesta de occidente.

    Tatatatá
    Firmado

    Hilario Aquiles Luna

    ResponderEliminar
  21. la patafisica como buena pata coja tiene una gracia albina y un taconeo demente que la arrima al berrinche ludico surrealista, pero su uso y abuso tiene la fea desgracia de ser un incomible potaje lexico, asi que pildora en mano con semejante
    catarro...

    ResponderEliminar
  22. Natalia, ángel supremo.

    ResponderEliminar
  23. Una vez adquirida la Doctora Patafísica, ves a los hijos de Blade Runner, ya tienen piernas humanas, de primera y segunda categorías. Juro por mi madre que aborté en Castellón de la Plana, condenados a las Azores, eso si recuerdo placentero.
    Y cuando vengan esos poemas, Genitor por la imagen. Tu te cagas en tu madre, y yo en la mia.

    Gajaka de Natalia Lange

    Ah, genial.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu te cagas en tu madre, yo me cagué en la mia.

      Eliminar
  24. José Luis Ortiz Tellez9 de diciembre de 2016, 13:02

    No se cae tan bajo, las cadenas abrazadas, las de plata hasta la muerte, los centros nerviosos, los opios dulces, remansos de agua.
    Hasta aquí la soledad, que vengan los azotes. Uno por cada cruda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ole, ahogada de sol, vino australiano negro en Mar del Plata.

      Eliminar
    2. u.u. preciosa diva.

      Eliminar
  25. La disonancia, el absurdo, lo particular, lo lúdico y la risa... Hay está la Patafísica.

    ResponderEliminar
  26. u.u. el masturbaba.

    ResponderEliminar
  27. Irma, la dientona alemana, que buen epiteto. y que haras cuando ya no tengas leche de cabrito?

    ResponderEliminar
  28. Reynaldo Gonzalez y Reinaldo Arenas.Los dos en la foto de 4, con Lezama.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El mejor Perfil del año 16, se lo llevó la fotografia de Lezama con los Rey y Rei, en una película de Alfred Hitckook.

      Eliminar
    2. Solo Lezama llevaba bota de campana, los reynaldos con pantalones muy apretaditos al cuerpo, de comienzos de os sesentas. La foto es del 65 o 66?

      Eliminar
  29. A mi diestro le parece que es del 69, 10 años de la Revolución, que con las criticas de Fidel, enfermó casi de muerte.

    ResponderEliminar
  30. Platón en Syracusa.14 de diciembre de 2016, 11:00

    Las mañanitas

    Ya no. Ni tábano recogiendo miel del ojo en la última luz. Ni
    furcias ni marucas. O. Un palabrón de tamaño tamañudo, de
    extremaduros jamones en sal, y curtido de la mejor bacteria.
    Tampoco. Se escapa la mañana. O. Y. La rumba del café en las
    evacuaciones alvinas. Esta mañana en griego, en puterías, y
    los pleitos a espaldas de la lectura de Mario Montalbetti. Un
    rasguño en la verruga y este pus (morado) de pruritos e {a}
    intervalos degenerados. La sumas tul en la garganta. Las
    postrimerías que nunca salieron a desnudarse con el
    desnudo. Una lista breve. Ya veré, en el color Luis XV de mi
    tacita de Limoges, a sus degollados.

    Poema de Noel Jardines, de Intervalos, muy concluyente, lo otro es el nido de águilas de C.P.West. Recuérdalo y vívelo.

    ResponderEliminar
  31. JLOT de Hidalgo y Costilla14 de diciembre de 2016, 16:41

    Me encanta esa foto con Lezama.

    ResponderEliminar
  32. El heteronimp favoritp es mandarín carroll.

    ResponderEliminar

Gracias por los comentarios enviados con tu cuenta de Gmail, y por enviar textos para esta secta abierta de la pequeña Andrómeda con cebollas en el mundo celeste. Si no la tienes la puedes sacar inmediatamente. Textos pueden ser enviados a gajaka@hotmail.com. e hilario.aquiles@gmail.com