martes, 17 de octubre de 2017

Zama, drama, 2017, de Lucrecia Martel, podría ser la película de la década en Iberoamérica.




Zama, 2017, de Lucrecia Martel, literatura y cine, la vieja pelea.

Gabriel Jaime Caro (Gajaka)

Preparándose a no ver la trama que usted no ha vivido, sabe, pero no es el clímax cinematográfico o climatológico del siglo XVIII. (Zama, de la cineasta argentina, Lucrecia Martel (Salta, 1966)). Basada en el libro homónino del mendocino, Antonio De Benedetto, y de otros autores que leyó para la adaptación, dijo la salteña, que no recuerdo, en el foro del Alice Tull (Festival de cine de New York), su teatro favorito, según ella, callando a la critica de su país, que dice no ser muy fidedigna al Zama don Diego de Zama, del escritor argentino. 
También habló de Romy Schneider, en la parte que le tocó trabajar en Bocaccio 70, acerca de los sirvientes que también son esclavos.
Algo que pasó en su mente, su existencia en un paraíso, por muchas noches de corrección al guión, hasta que lo volvió casi sobrenatural, que es lo que pasa muchas veces cuando hay demasiado violencia, represión y esclavitud.
 
Yo digo que es la pelicula de la década dentro del cine de Iberoamérica, no solo por ese arte casi teatral, poesía grabada con un pincel, marcos de geografías imposibles que da un estudio. Un delicioso cuadro que se roba para nosotros el siglo 18, una angustia inquietante para un personaje como Zama, funcionario que pide traslado de su puesto en la frontera con Brasil, en todo el Chaco. 

Con una lengua endemoniada y muy portuguesa, los amos de un mundo, queriendo ser ricos con la magia y la barbarie. Bien parados los pobladores pintados de rojo como de cúrcuma. Zama impertérrito metido en una cacería, decepcionado de todo, del silencio del Rey, y de la postura corrupta del Gobernador.

El desgraciado funcionario Zama, es interpretado por el actor Mexicano, Daniel Giménez Cacho, con la historia que uno hubiera querido escribir. Lola Dueñas, el aporte del cine de Almodóvar. Matheus Nachtergaele, en el papel del conquistador portugués Vicuña Porto. Juan Minujin, entre otros.

A nivel del cine de autor hecho por mujeres, desde Claudia Llosa (Madeinusa), la peruana, no veíamos nada bueno. Aparte de algunas realizadoras judías argentinas, que irrumpieron en el 2000, que no recuerdo tampoco. La salteña se puso las pilas, a crear su propio estilo; vaya a ver de donde sacó esos guiones tan enloquecidos como el de La Ciénaga y la Niña Santa. In situ, Ya había bajado un poco la calidad de los filmes anteriores con La mujer sin cabeza. Con algunos errores de edición, pero que ha sido motivo de muchos análisis sobre este arte de la realidad en el cine, con toques de locura de mujer.

Como digo, su peli es única, hace abstracciones inverosímiles, es un cuento de hadas, de obscenos de fábula. El detalle de los vasitos para el vino, solo con el humor de esa chica de Pedro Almodóvar, Lola, el barroco en América, que desbarata un lienzo del siglo 17.

Me hizo recordar a Dogville de Lars Von Trier, aunque no tenga nada, es solo para darle categoría fílmica, no tan teatro de Beltolt Brecht, o del escenario de Peter Weiss, o simplemente Esperando a Godot. Nunca a Cabeza de Vaca, o Aguirre de Herzog.




Hay una clausura, el sexo es determinado por las acepciones de la ausencia, pues no hay Inquisición, aquí, ni religión católica que pueda frenar la brujería de los años perdidos de la existencia, de estos advenedizos de la península ibérica.

La producción de sus cuatro filmes, son ahora memoria de una cinematografía única, que no admite concepciones, así haya concebido las cosas de un modo diferente en este último filme; que irrumpió con su obra maestra La Ciénaga dejándonos como sus fans para siempre, hay que advertirlo siempre. 

Vemos un onírico espectral en la secuencia de la oscuridad, donde se supone Zama es apresado por una tribu indígena, pero no lo es, simplemente se ven los valles de la muerte. Ha destacado el nombre de un libro, de donde sacó su personaje, el resto es escritura, admiración y buen gusto, de Lucrecia Martel, la salteña.

Una risa que no corresponde a una sociedad conquistadora, entre ambos invasores, España y Portugal, buscando sus fronteras indeterminadas; España pensaba que el territorio del Sur hasta la Patagónia era su territorio a conquistar, y que lo otro, la costa del Brasil era para los grandes navegantes, Magallanes, los portugueses. 

Desconocía la corona española la grandeza del Amazonas que desembocaba al Atlántico, hasta ese momento histórico? Los Borbones eran bien brutos. Cuál era pues la estética, eso solo lo sabe L. M. en la adaptación sublime. No eramos así, si eramos así.

Muy pronto en la cartelera de Manhattan.




Lucrecia Martel, cineasta argentina, y Gabriel Jaime Caro (Gajaka), en el estreno de Zama, en el 55 Festival de cine de New York, 2017. Le dije a Lucrecia, que Richard Peña (antiguo director del festival de cine del Lincoln Center) y yo eramos sus fans número uno y dos, y que había otros, como Comas y Loli, y que formaríamos su club de fans neoyorkinos. Foto de A.L.


jueves, 14 de septiembre de 2017

El poeta peruano Luis Hernandez Camarero, en este 3 de octubre, recordamos su partida, con algo de nostalgia. El poeta médico que se alejó de las imprentas para hacer sus cuadernos ilustrados de arte. Un poeta MENOR inconmensurable.




Luis Hernandez y su novia Betty.

De nuevo Luis Guillermo Hernández Camarero,

a casi 40 años de su partida violenta (suicidio, crimen o muerte involuntaria, pues fue encontrado en un rastrojo sin vida)), doble versión de 20 años no son nada, menos 40. Solo pensando en sus Cuadernos de poesía, se siente esa contemporaneidad; no pulió como Miguel Hernández, así éramos los de la Generación del 60, menos Antonio Cisneros, que se sentía cojo ante Vallejo, y por eso arrojaba en los baños de los aviones sus poemas circunstanciales.
Su estilo (quizás quiso ser un orador sin oratoria) solo podrían ser notas clandestinas del amor platónico, atravesado el fantasma del comunismo contra natura los Incas del siglo XX, luego celebramos a Aguirre en el cine, asistidos minutos antes en el suicidio de Arguedas, buscando una buena hiperbatón.
Si te secas como escritor, no tanto como poeta, estás liquidado, eso mismo le pasó a Luchito, que se lo dijo a algunos poetas amigos (Luis La Hoz, entre otros), antes de partir al siquiátrico en Baires.
Nos hemos, somos, quedados solos, salvaos de las dictaduras anticomunistas, bailando aquí y allá, los bartender no habían salido todavía de Cuba, ni de latinoamericano se pensaba, miedo a Colón, a la dependencia, al baile de Sofía Loren (Americano),
Me llevabas 8 años, ya eras otro en la escuela de la señorita Perú; nos estremecíamos con los testigos de la revolución cubana, y más con el budismo zen.  No nos quedó la represión hacia el sexo, todavía, creado, la no libertad de conciencias. Había que salir, y ese dictador peruano te eclipsaba. La lista negra, Kant y Schopenhauer. Todos se iban a parecer al dictador Pi.
Woodstock, Vietnam, el jazz, el Rock contra esto, ganaron los hombres del jazz, intacta la música clásica, en varios vinilos, devorándolos te catapultó en la poesía. Javier Sologuren, perdón, dele el puesto a este medio maldito. No seas amorfo, tildea como sale la voz por entre los cobres. sublime entre el cielo y la tierra.

Gabriel Jaime Caro (Gajaka)

(Sin corregir)

Luis Hernández Camarero, Lima, 1941, Buenos Aires, 1977.
tocaba flauta y piano, tomaba mucha leche. Los poemas con los nombres de autores, músicos, clásicos, no desentona. Sobre todo su Divertimento, Región Austral, Los Begunes de la Million, Entre el césped y el firmamento Gran Jefe un lado del Cielo cantó una canción más antigua que el ser humano (tremendo título, se los comió a todos), La avenida seis de agosto, Las constelaciones, ay mi madre Capricornio en New York, versión mia.  Schumann Robert (para mi su mejor poema)pa bajarse de patillas a sus aserrines del caballo de madera. Un albañil muy profesional de la calle, de las avenidas hacia el Cielo redondo del mar, o de La avenida del cloro eterno.

El sol azul, soy Billy the Kid.  Para que no te rajes, universitario de Lima, la horrible. Quién hubiera podido acogerte, sino eras un suicida. Más bien una virgen barroca. Allí la mañana con las niguas de la niña, traspatio el sadomasoquista que no quería ser cura, otra cosa que vanagloriara sus hazañas tan insignificantes. El filme de los 15 años poseído por sus dioses trotamundos y el hacha partida, osea la política inconcebida, la de la felicidad eterna.

De lo mejor atendiendo a un genio incomprendido, a 40 años de su muerte de forma violenta, dicen que en octubre 3 del 1977 por la milicia de la dictadura argentina, pero han romanizado la escena, de que se le tiró a un tren, en homenaje al poeta húngaro, Atila Jozet, que si lo hizo, un 3 de diciembre del 37. Suena un insulto para locos con esquizofrenia. Ya había caído asesinado el poeta guerrillero Javier Heraud, a sus 21 años, en 1963, por la dictadura peruana.

Tiene  muchas pecualiaridades: desde muy joven ya sabía hacer de todo, y no lo sabía, hasta abjuró, corto su hilo de generación, más sin embargo ahora lo alcanzaron, o Hernández a ellos.  Uno que otro libro, entre Ojeda, Hinostroza (Contranatura y Consejero del lobo). Romualdo, Eielson, Perú que era Miss Perú. Un chamaco serio, que a todo le ve el final, y nada, vivir, que es lo único bello.

Cisneros revisitado (el barroco y él), Vargas Llosa, todas las escuelas unidas. Hora Zero, Enrique Verástegui. Cloaca, y quienes son los neobarrocos, si Hernández no pertenece a ninguna de ellas. Yo no se porqué gusta ahora, si casi todos los poetas de su época fueron académicos buenos, solito Luchito quince años de poesía, puro Rimbaud, unos cuántos por allí. De seguro no le gustó a Ortega, si, menos al aprista ese, con un master en Harvard. Creo que de apellido Escobar.

Sol Lila, Voz Horrísona, más entre el fuego de las Vanguardias, y la prensada, tuviste un acuerdo para el que no regresaría, que dice ver Edgar O'hara. El final de la octava sinfonía de Malher, a tu dedillo, a tu curación,  y la octava inconclusa de Schubert, con la que danzabas ceremonioso con tu cerebro ardiendo.
El poeta Javier Sologuren, el poeta de Detenimientos, 1947, poeta Mayor ante un grande Poeta Menor. Luis Hdez, y su editorial (La rama dorada, que les publicaba a los poetas de los sesenta). Emilio Adolfo Westphalen. José Watanabe como el cholo Vallejo, Juan Ramirez Ruiz Poeta malogrado, encontrado muerto después de ocho meses de desaparecido, tiene dos o tres obritas maestras. Montalvetti por la selección de Eduardo Espina.




Como sabemos, había publicado tres primeros libros, entre 1961 -65, Orilla y Charlie Melnick, bajo el sello La Rama Dorada, y Las Constelaciones.

Blanca Valera, Carlos Germán Belli, íntegro, limpio el tinte por el viento acrecido los valles del ponto y ponta. Pronto y putería. Bueno exagerando. La arenga arrenque. German Belli no ha tenido casi lectores, pesa ahora la risa de una mujer, en los bordes del verso, en sus esquinas aquiescentes. Bendezú. Un ejército de las sombras que hoy deambula por toda América. Si es cierto que el amigo lleva la otra verdad, todos amigos de su flauta, de esa cicla por la playa, de las clases en la universidad, y sus [poemas y dibujos}; señor no existe.

Si ha pasado de chisme en chisme lo de Luchito, es por lo sagrado de su corta existencia, el picolín de su familia, advertido siempre, su hermano Max que salía por la televisión, ni se imagina lo que me gustaron sus poemas como escritos en la hojita de papel para la formula médica. El chiste zen con los directores de orquesta.

No es William Carlos Willams, ni aunque se le parezca, vaya que tiene uno, Ahora comienza la poesía, que son como siete poemas cortos unidos, eso si es música clásica para la calle de su Alemania favorita, las avenidas y el mar. Yo me lo imaginé solitario perfecto, cuando Ernesto Mora me prestó la segunda edición de Voz Horrisona, para Realidad Aparte, Segunda vida, New York, 1993). L.H., antes, y los poemas de su Impecable soledad.

El poeta Luis la Hoz (Su Semblanza a Luis Hernandez) con la toma de la Chakta, y otros viajes por la selva), y Pedro Granados, que me retaba con Luchito, como un grande por convicciones poético políticas. De ellos dos nació esta pasión y sacrificio por la poesía. La metáfora desnuda, las ganas encanecidas del Modernismo. Cien puntos para un raro, rara, No hay que querer a los suicidas, pero repito Lucho no lo era, algo no le gustó de Paul Celan

Pase la onda, unos poetas con cosas nuevas que decir, ante el monumento de la grandeza, Vallejo… Y es como de izquierda calladita sin serlo. Con grandes maestros como Mariátegui y Valdelomar. Antes, mucho antes, Carlos Oquendo de Amat nos dejó de herencia 5 metros de poesía, lejos de imaginar una dictadura que lo había desterrado del país.  En el cielo por cierto está.

Toda Lima fue suya, La herradura, hasta Barranco; lo sabe hasta un premio Nóbel de Literatura. Todo lo regalaba, hasta sus más exclusivas cosas (la flauta que le regalo su hermano Max la lanzo al mar). Gandhi le queda chiquito, y  el escritor Nicolás Yerobi, que capturó sus cuadernos para una antología que Hernández puso Voz Horrisona, en sus últimos años. Y que salió publicada un año después de su muerte.




Ahora ya entiendo, Luis  Hernández,  que lo pudieron haber matado por su talento en la calle, con su amor por la música, sus títulos y ese alemán que dominaba (Amó y odió a Paul Celan). Cómo Rothko, Mayakosvsky, Alejandra Pizarnik, se pudieron haber secado como artistas, por distintos abusos.

Su locura (siete pastillas diarias), era su fanático mayor, se tornó peligrosa en Buenos Aires (1977, un año terrible en el Cono Sur). Los desaparecidos, de las mal llamadas dictaduras Gorilas, y los verdaderos gorilas masacrados. Vallejo seguía siendo el primero en la lectura. José María Arguedas no convencía a nadie sobre el indigenismo, el quechua, todo en él un portento, un novelista, Poeta.

Damos por clausurado, ¿su inventario no llega a Luis Hernández Fundación, ni con los besos en clausura de la Hijuelos? Claro, yo soy falso. Miguel Ángel Zapata, Mariela Dreyfus y Roger Santibañez, son hoy sus ardientes seguidores nihilistas de la literatura peruana. Ojo, Diría que Luchito inventó un movimiento que no era nada, en sus cuadernos, bueno tenía su Antiedipo en boga. Lacaniando.

Quedaban las cartas devastadoras a Betty, ni un ramadán lo salvaba en Baires, su escuela ordinaria no era el fascismo, la escuela ordinaria de un peregrino en su espacio, poeta de los pobres enfermos, de los pobres engranajes con la transparencia. El ancla del barco viejo. El sátiro que no fui.

Y el poeta O'Hara trastabillando hacia lo rumoroso, la marinera, en Luchito… Hoy Luis Guillermo, por eso te admiro Edgar. Su elogio ha crecido con sus congresos muy particulares, humor contra danza y tertulias, y dice Luis la Hoz que se han recuperado más de 120 cuadernos (tres en completo alemán) y con títulos hermosos, El estanque Moteado, El elefante asado (puro cine). Arte poética de un caricioso. Amó el silencio en medio de una atravesada esquizofrenia.

A Edgar O'Hara, Luis La Hoz.

***




Selección de poemas de Luis Hernandez

Schumann, Robert


Hermanito: Tú posees
La languidez del sueño
Y un amor. Atardece
Y en la calle
A pesar del Tiempo
Me alcanza tu alma
Y me recuerda
Que bajo todo cielo
Existe la nostalgia
Y el silencio. En la taberna
Se escucha
El La doliente. Transeúnte
Es el Tiempo también,
Como nosotros. Yo comprendo
Tu lamento noble
Y tu alegría flores
Sobre el asfalto suaves
Flores. Tú posees
La languidez del sueño
Tú eres quien ahora
Canta:
Solitarios son los actos
Del poeta: Como aquellos
Del Amor
Y de la Muerte.

("A Roberto Schumann", M: 336-337)

“”””

Shelley, P.B.

I (PUESTO EN LA EDICIÓN)

Adiós Percy Shelley
Quién sabe
Si nos veremos
Der Dichtung Schleier
Aus der Hand der Wahrheit
Plena ya es mi vida
Puedo regresar
Al valle profundo
O también, Percy,
Volver a hablar contigo,
Tú, que me enseñaste
que nada es sueño
Y menos aún el amor

* * *

Como el sueño tuyo
Que se refleja
En todos los sonetos
De Inglaterra
Tú soñaste
O, igualito es,
No soñabas
Es la enredadera
Y el denso paisaje
Algunos dicen
Que hay que liberarse
De los fantasmas
Del amor
Pero el amor
No son fantasmas
Tú, que sabías
Y hay en algún lugar
Pequeños preludios
Como el sueño tuyo
Nadie puede ocultar
Su origen
En el sueño
Nadie puede cubrir
Sus ojos humanos
Nadie puede ocultar
Su propia poesía
Nadie no ha sido triste
Nadie no ha sido
Alegre
Todos hemos construido
Pequeños preludios
Oda a Percy Shelley
Y, de alguna forma,
To know
Even hate
Is but a mask

("Percy B. Shelley", M: 378)



  1. Comentarios seleccionados:
  2. Yo adoro a Luchito, sea poeta menor o mayor, en eso se piensa tan acostumbrados a esta clasificación mordaz. Muy buena la selección, como uno se deleita repasándolos, con esa contundencia que hay que tener cuando se dirige a un autor, sea músico o poeta, y en pocas líneas definirlo plenamente sin rodeos.
    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo adoro a Lucho, no por si o no por no, estoy entre esa oratoria no oratoria de mi homenaje, platónico, sin haber leído toda su obra, me faltaron dos poemas que son las muestra estética y sincera de su poesía, de la que pienso puedo haber descreído, son sus poemas Gustav Malher y New York, New York,
      Eliminar
    2. VIER JAHRESZEITEN

      El Dorado Estío se acumula en los restaurantes al borde de la mar: la mar, los ríos, los estanques, los espejos que devuelven la imagen, imagen que, al igual, sueña y sigue la vida en su reflejo.



      * * *



      Miroirs de Ravel estallaba en la Avenida desierta: vidrios, chapas, fósforos, latas; y todo el prestigio del asfalto tarde, cuando uno regresa por el centro de las pistas, con la huella del día como el borde de la espuma sobre el mar, avanzando, hasta que la orilla llega: casetas, hierros, ámbar y un óxido impalpable: El Otoño.



      * * *



      Luego pensó en Aristóteles, el Metafísico, quien dijera: para vivir sólo hay que ser un animal o un Dios. Soy un animal, dijo mirando con indiferencia sus manos. Pero la suya era la soledad que no mata, la soledad que no aísla, la soledad que no entristece, la pequeña música nocturna. Andar perdido pero con una dirección que emerge del feeling o del swing, o del estilo de Shelley: interpretar la obra musical sin temer a la Belleza, tan temible.

      Shelley bebió entonces, para cambiar la Belleza del Universo en otra Belleza igualmente real.

      So wonder so beauty so terror.

      Y su paz del alma residía en su inquietud constante, pero llevada a la simetría, a la azul coherencia surcada de yates. Y algas que el mar amó.

      Yo quisiera dar vida a esa canción que tiene tanto de ti.
      Y luego de tal Lied, porque Lieder hay también en el Sur, Percy B. Shelley Alvarez durmió.

      Lo despertó un sonido semejante al Fa.



      Nota: No encontré "New York, New York", que está en Voz Horrisona. No lo veo en la web para sacar una copia.
      Eliminar
    3. GUSTAVO MAHLER
      Atardezco
      He dejado, hace tiempo
      La hora del mediodía
      Navego solo por los ríos
      Cuyos cauces
      Son dulces a mis ojos
      y descienden
      Suavemente
      Hacia la noche.

      EL ELEFANTE ASADO

      Consérvame en la frialdad
      De las cosas abruptas
      Y sin Sol
      Y de las agujas grises
      ERZA POUND

      1
      Esta es la historia
      De Mowli
      El niño oveja

      2

      Adiós amor
      Te he visto
      Muchas veces
      Reluciente
      Beber el agua
      Y también
      Beber el vino
      Y jamás
      Me he dolido
      En tu presencia
      Adiós amor
      Muchas veces
      Y jamás
      3

      Tengo el sueño vago
      De haberte visto;
      Y también entreabrirse
      El aire
      A tus pasos amor mío.
      Y entre vidrios,
      Bajo, en el horizonte:
      El día.

      Estos son poemas claves en Luis Guillermo Hernández.
      Eliminar



Karl Marx

Amado de las flores
Del Convent Garden

Carlos canta

International
Shall de

Así soñaba Vladimir

("A Carlos Marx")

“”””
 """"
Petrarca, Francesco

Qué puedo yo ensayar/Sobre el autor de ese/Soneto. Creo que/
Petrarca...

la sotto giorni
nubilosi e brevi
nasce una gente a cu'il
morir non dole

En Campidoglio
Coronaron al Petrarca
De sonetos

y

la, sotto giorni
nubilosi e brevi


En Campidoglio
Se elevó el Petrarca
El triste Petrarca
A la altura
De coníferas ramas
Asfodelos
Y el agua de los ríos
Tévere
Y en lo alto
La luna
Seine
Rhein Amazonas
Y tras las siete colinas

Petrarca
My soul has grown deep
Like the rivers

Lima Agosto de 1973
6 de Agosto 853
("Homenaje a Petrarca", M: 519)

“”

Coleridge, S.T.


                                                   Te regalo las adormideras/ que crecieron/ Junto al Támesis/
                                                                              Para Samuel Taylor/ Samuel Taylor Coleridge...
Rodeado de fantasmas
Samuel Taylor Coleridge:
Por qué hiciste tonterías
Algo más esperé de ti:
No esperar más.
Pero fuiste un milagro
De rara belleza
In Xanadú.



***


 Goethe, Wolfgang

                                                     "Canción para Wolfang (sic) Goethe"

Los cromáticos yates
Cruzan el mar azul
Azul prusia
De La Herradura
Los Cromáticos días
Que jamás no han de volver
Plenan de flores geranios
Blancos y el resplandor
De los bares: Paz de los bares
Paz de los cinemas
Donde recién ahora:
Qué breve es la vida
Se inicia la Poesía
La voz que incontable
Y en misterio
Vuelve para tomar
De cada ser su primitiva
Forma. Yo sé que Goethe
No puede menos que el hacer
Calmar la noche el otoño
Las playas las centellas
El vaso de cerveza
Del apartado ebrio los pétalos
De la soledad, los desiertos
Y las extensiones pálidas
De espuma y sal
Con el cantar que proclama
Que todas las obras de La Creación
Son tan bellas como el día primero

Y que, cada sentir cada anhelo
Es sólo paz:
La inquietante paz
Que algunos llaman vida


***



Chapter the one 


En toda confusión hay siempre mezclado un asunto 

de cerveza. O de quermeses centelleantes bajo la luz de los 

focos de 25 W. El aire es denso y añil como una caja cubierta 

por dentro de corduroy y algunitas estrellitas. 

En alguna habitación del rincón, por ejemplo, de los cristales 

rotos, de las campanillas, clips, cartones, alguien entona una 

canción con algo, quien sabrá de tristezas y si no ¿cómo? 

Oh isla de San Jacinto si no ¿cómo? 

Ahora es pleamar nocturna bajo los faroles y la luz  de las 

mechas de alquitrán. 

Alguien compra en la tienda con sus soles.
"
""

Herschell, William

Sir William Herschell
dijo: el universo
es como un ladrillo
visto de canto
todo podía esperarse
de quien había
descubierto
las estrellas
dobles
en un universo
preeinsteniano
cerveza helada
viendo el mar
azul profundo
y la paz
de los bares

("Urano")


Canto segundo
¡Un río. Melodía, dios, un río!
El espacio en el cauce de lo alado,
Sordo monstruo tallado por Estío
Entre un triste frescor
Oh, ignorado,
Tan eterno tu Otoño en la caída!
Como garra rapaz: sí enredadera,
Flama amada del tiempo, desvaída
Por la turbia carcancha, tan certera.

Dios oculto en un vientre de roca:
Destrozado, muda espina lanzada
Por la noche fugaz sobre los cantos.

Agotada en sí misma es honda roca
Cegadora de grutas arrancadas
Por las fieras llameantes de amarantos.





Keats, John

Hermano:
Tierno hermano
Triste hermano
Mío. El jardín,
Ha florecido, tú,
Quien conduces
Las flores
Tierno y triste
Hermano mío
Yo hubiera deseado
Para ti el cielo
La mar que no tuviste
Porque el amor
Te relató el secreto
De la Poesía.
Déjame llorar por ti
God damm!

("A John Keats", M: 180)



Ezra Pound: cenizas y cilicio

1

Tower of Pisa
Alabaster and not ivory.
Y eterno,
Para ferias de fascistas
Quien la canta.
Y ebrio ya de belleza y en demencia
(Puede ser que sus ojos sean nuestros)
Rojo mar y el adriático crepúsculo
Y dos guerras herrumbradas en su frente:
Frente a la lívida amenaza de la historia:
Ezra Pound,
Ezra
Y su ejército perenne en pie
De muerte.
Torre de Pisa
Et cinis et cilicium.
2
Ezra:
Sé que si llegaras a mi barrio
Los muchachos dirían en la esquina:
Qué tal viejo, che’ su madre,
Y yo habría de volver a ser el muerto
Que a tu sombra escribiera salmodiando
Unas frases ideales a mi oboe.
El milagro se oculta entre lo oscuro
Donde olvido y memoria son tan sólo
Los reflejos de lo áspero y amado,
La ilusión que ha surgido de enebro
Duramente recuerdo tus poemas,
Viejo fioca,
Mi amigo inconfesable.

Soy Luchito Hernández…

Soy Luchito Hernández
Ex Campeón de peso welter
Poca gente me habla
Hasta oí a alguien
Preguntarme
¿De qué te defiendes?
Y yo hubiera respondido
Si no silencioso fuera:
Más bien te defiendo De mi luz. Una luz
Que reuní y me friega.

El Helio

Es un gas
Extraño
Y noble
Como el delicado
Corazón
De algunos seres


Traducciones

[De paul Celan: en alta mar]

París, el barquito, yace en el vaso, ante el ancla:
Así estoy contigo, veo por ti.
Y bebo hasta que mi corazón se oscurezca,
Y bebo hasta que parís flote en sus lágrimas,
Hasta que lleguemos a los lejanos velos
Que nos ocultan el mundo, donde cada tú es una rama,
Y yo la hoja que calla y asciende.

[De paul Celan: Ven, ven]

Ven, ven
Ven una palabra, ven,
Ven a través de la noche,
Ilumina, ilumina.
Ceniza
Ceniza, ceniza,
Noche.
Noche -y- noche – Hacia
Los ojos llega
Centelleante




Cactus

Soy un mexicano herido
por la espalda. Y como
estoy herido, sé ya
qué ciudad tomar.
En el crepúsculo crecen
cactus, grama pequeña
y piedras sobre el
grass.
Y no he conocido jamás
un adicto a la
mariguana. Porque no
Existe adicción a la
mariguana. Pero sí
clínicas donde se
trataba la adicción
a la mariguana. Con
celda de castigo,
cuatro enfermeros
macetas y un
residente tó de blanco
que les tiembla a los
loquitos y es ciego
a las acciones
y pasiones de los
enfermeros.
Hugo me dijo: un
día, en la selva
yo dije para ver
a Dios. Y cerré
los ojos. Y vi a
Jesucristo y sus
doce apóstoles
montados a caballo
sobre nubes con sus
capas. Pero algo pasó
y me pregunté
¿y si yo fuera
Dios? Y el rostro de
Cristo se transformó
es el del Diablo.
Por eso estoy: seguro
de dos cosas. De que
Dios existe y sé
que no soy yo.

El sol azul

Soy Billy the Kid
Ladrón de bancos
Y voy herido por la espalda
Y como herido voy
Sé dónde he de ir
Y la inmensidad, el Brillo
Del Sol y su hermano
El Desierto son claros
Y simples a mis ojos
Y entre la Estrella rutilante
Y mi silencio median
Únicamente ciento cincuenta
Millones de Kilómetros
En el polícromo espacio
Y cerca de mí, lo más cercano
Veo el Amor
Esa más alta estrella
Y en mi libro de poemas
Leo cuando luego
De la hora vespertina
La luz asciende y no olvido
Pues nada llevo en mí
De olvidar: made weak
By time and fate
But strong in will
Y nada porto de olvidar
Pues el recuerdo no hiere
Así como no existe desgarro
En el olvido. Y en mi libro
De poemas de Lawn Tennyson
Veo cantos hermosos
Resonar en las viejas Wurlitzer
De las playas de Agua Dulce
O La Herradura
Con los muros trazados
Por el musgo: ese musgo
Especial melancólico
Lánguido que muestra
Que los seres humanos
No son parte sino
Cada uno el Universo
Y como tal herederos
De los dones del mar
De la merced del aire
Del torbellino estático
Del fuego pero yo no acostumbro
Hablar tanto: Soy Billy the Kid
y como voy herido
took a few herbs and apples
And the Day. Soy Billy
The Kid, de ahí que mi idioma
Natal se me confunda
Por instantes y en esta
Vasta pradera traiga
Del tiempo que fue
Algunos días.
Como en Lima el primer
Dulce recuerdo, mi ciudad
Natal e indescriptible
Y rodeado de bruma
Transparente las extrañas
Botellas de los bares.
A Antonio Bienvenida
A Antonio Ordónez
A Antonio Camarero
A Antonio Machado



***&***


jueves, 10 de agosto de 2017

En "Parque Lezama", de Néstor Perlongher, si se habla de Lezama Lima. Se siente la teletransportación desde La Habana. Les enseñamos un poema magistral del libro (Abisinia Exibar) ...




Néstor Perlongher

ABISINIA  EXIBAR*

Óleo moreno, alza los peces de las ollas.
El que camina sobre el agua, coge la liza en el desliz,
liza amorosa, riza los remolinos del calambre,
rasguña el anillo bañado en oro colomí.

El que lamina las ojotas
trenza al peinado anillo harapos de
gualdez dilapidada, des-
gasta piedras en el cruce, roza
para que le fustiguen al venable
dólar sus cantos numinosos.

Y trementina, de que las unta, fijas
tapices en el clavo de vidrio
donde la piedra ha hecho de estaca
limado relumbror plateado verme
estría de pez palo.

El mercader, Ojos de Lago Negro, tonsa la púa con un
             moño, anzuelos
rayan la licuación, fija la fila que limita.
Ricercare, ruir, rehuir engalanado de medusa
para reaparecer vestido de peltre al otro lado.

No es un cantor original, tiene hijas que le escarban
             los dientes con “verguitas”,
fístula magna sobre el carril del eco un cariocentro blando
-sobre el alba del forro, calcina las gorduras.

Los manatíes merca por anguilas,
se acuclillan de robe los italianos.
Blanca la paja, el torno de ébano triza el esmalte colonial,
monda verrugas el pie plano.

Patinan los sebos marinos
piltrafas de mohín, piolines
blandos y pendurados en el escote de cereza
ligustros con remordimientos de doncella
para blandir con el chirriar del pasaporte la sorpresa del ébano

Tocadores de ancianas fumadoras de polvos impalpables
penetras del jubón tonsado hilo nocturno.
Rimmel cobrizo el perdulario picaflor
vende lo que no pesca en los estrechos resistibles.
Sombra de párpados, vela la higuera el rigor
aplastando contra la ceniza el techo corredizo,
pues no había piraguas que condujesen a la cima
o retrajesen el mercurio a un grado cero del alambre.

El perro morao de Rauschenberger.

Cuando los estallidos del esfínter
de cicatrices hunden el lomo del venado,
venable entorna las vidrieras que dan al fiord dominical
y le pregunta cuánto es.

A los polvos los guarda en un frasquito.
Guarda lo acumulado y lo que se disipa lo descuenta.
Vuelve con unas pipas a vaciar el altazor de peltre,
desenreda el crepé para jalar la caspa.

¡Abisinia Exibar! A los polvos los guarda en un monedero.
¡Abisinia Exibar! Troncha el pámpano el negro de un vergazo.
¡Abisinia Exibar! ¿Acaso no puedo cambiar de marca?
¡………………! Los cubanos en barbas de terciopelo azul

se parapetan tras el baobab
que no puede mosquearse y chilla como un consejo.
Las coles, sus ocelos penetrantes de gato.

Los guardiamarinas, bajo la bandera de medusas.
Sin polvos, la boca se me hace un pomo.
Fumo, exhalo, la encia glacé.
Granada, incendiada por los blancos, zumba, rezumba
la sirena de leche agría en los acorazados italianos.
¡Exibar! No secuestren mis polvos que no voy a dormirme
y soñar con el negro de la adarga enjuta y el sollozo
morado, ni en la recámara de hurones
ni el filo de la bota barrosa y pegoteada.
¿Acaso no puedo cambiar de marca?

Libio, lumina las loas como jabas
Y los cetáceos arponeados
Arropa con lerdos ademanes,
Licúa lacar procesiones de hormigas en la garganta
con la rotundez del arpa,
lira tañida en un viscoso deslizar
eriza y jala, de la olla alza los peces planos.

En el vértice de la caramañola,
hay un jaguar mirando un gato:
en el vuelto tapiz, un búfalo despluma las ovejas
y el sueño plegado frunce la perla.
En la almohada caída, el bufar lame al simio,
caída es,
en el encaje empalagoso barro.
Si pulgas, en las heridas de las plumas.

Ni parpadeo ni colirio, lo velado rocía  (o hace rosa).
Los dedos cremosos enardecen el dildo de la soledad.
Lima y hurgan, purgan, riman
Líquenes líquidos con sostenes sucios,
alcanfor con dolor, martillo y boa.
Si se desliza en el lacar lunado
tiene la delicuescencia de los trépidos
y la franela de los tapires
contra los árboles errantes,
eso que simulaba un bosque
era una piscina de sábanas transparentes,
al zambullirse en el cristal tajado.

Los polvos, los recupera zambullido,
¡Abisinia Exibar! No hay nada mejor en el mercado.
Los bocetos bicolores, con madrigueras para ladillas,
rematan el picor del “hombre drapeado”,
reman en contra de su aire.

¡Exibar! Pechos peludos, espejean tras las botellas.
Uno entra y le pide al tabernero un grifo.
Negros azules trocan sus guajiros.
Aquél le tuerce el cuello al cisne péltrico y un chorro de opalina
masculla las piernas secas como obenques.

En las burbujas del oxigenador, los polvos de la rubia.
La concha, polvos sulfurosos.
El alemán, y otro que acude la superficie metalizada
para ver quién le pone el dedo en el sombrero caracol.
Naufragan los carros de Nereidas, y los matadores de atún
pintan hoyuelos almibarados al dorso de los velámenes.

Velan al “pez gordo de las siete”.
El de la ocho viene servido con pulpo.
Los nueve dedos –uno se lo ha tronchado el manatí-
amaestran moscas de rayón en discos de óxido.

Introspectiva, de Rauschenberger.

Estos discos están rayados, pero su huella les da el tono.
(La hiel, les ha venido de Dinamarca.)
¡Abisinia Exibar! Salta las púa sobre los médanos polvosos
y me faltan los polvos, quiero saber, quién los ha cogido.

Los ha cogido por mí, cuando yo alzaba todas las tapas.
Alza la veste el ruido de los soldados.
Mensajeros, ¡sospecho de todos los chasquis!
El lila no me favorece.

Se le ha dado por cogerlos, no debió haberlo hecho.
Sin los polvos, soy un saurio rosa en el Monumento a la Bandera
La patria tremola en la inmolación de los mancebos
pero yo quiero saber quién ha sido.


*Abisinia Exibar: Marca de polvos usada por Lezama Lima.

***


De Borges: alguien dice que lo llevaba en la mano.

Y después de Abisinia Exibar... que ocurran los desmanes en la calle, y en el desnudo escritorio de voces horrísimas.

I

Algunas notas que formarán un poema en homenaje, a quién cambió la poesía latinoamericana, desde el Cono Sur, que es una estrella sin lugar a dudas creativa, y que decía en lo fundamental, anticorrosivo, que venía del barroco de Lezama Lima (Lexama), al Río de la Plata, Neobarroso, mejor lo diríamos nosotros, que si lo dijo poco le importó, aunque al final de su vida, entre emanaciones del ayahuasca, su salud daba un salto cualitativo a su enfermedad sin cura, y escribía incansablemente desde Sao Paulo, en donde el exilio del poeta argentino, remontó a su rechazo por la dictadura argentina, tan neonazi, tan forradita de formas de represión: Hay cadáveres.

II

Todos sus amigos poetas trataban de adherirse al maestro, que tenía otras preocupaciones como impulsar un Movimiento Gay, con relativa fuerza desde El sur: Roberto Echavarren, que hace poco, 2014, editó y prólogo, toda su poesía, y ensayos sobre su obra en La flauta Mágica,  los editores de la revista y editorial Último Reino (Alambres y, Hule), Tierra Baldía (Austria-Hungría),  Editorial Suramericana (Parque Lezama). A Tamara Kamenszain, Reynaldo Jimenez, Eduardo Milán, y otros. Y en Medusario, antología de la poesía Neobarroca, 1996.

III

Perlongher todo lo mete al barro, que podría ser una palabra del poeta cubano Severo Sarduy, y en ese barroso, navegarán los hundidos ojos de la razón. No le llega al cincho su sociológía, y su troskismo activo, dobla tu izquierda, a la metáfora rabiosa, rompiendo los hábitos de Góngora, que ni falo logró resumir, lo mismo Lezama que la tenía gorda, como se dicen para mosquear las expresiones eróticas con versos que salpicaban la boca, y excomulgaban. El uno apóstata, el otro con prostíbulos de meditación, victimas del cogito en el tóxico fetichista, por no decir sádica de Sade.

IV

Oye tu, marica de nacimiento, dadme tus códices, sacros, y cocidos secretos del velaje, de esos versos largos del Atlántico, cuando le aparece el etrusco de la Habana, y no te queda más que salir corriendo, no vaya a ser que se junten tres locas, y la Seguridad del Estado, de la contravención al juicio apocalíptico.

V


Este poema La gruta, del Parque Lezama es de un erotismo tomboy, de lo mejor de la poesía erótica latinoamericana. Kavafis va y viene, y por supuesto el gitano Don Hacha.

Por Gabriel Jaime Caro (Gajaka), por fuera de toda culpa. Ya estoy cansado de llevarla.