martes, 8 de enero de 2013

El más grande poeta colombiano: León de Greiff ...! del filosófico siglo XX cambalache...!




león de greiff, 1895, 1976. otro león de la metro, de gris, de greiff, greiffiestein, leonidas el púrpuro, bueno este último me lo inventé yo. amado pelo mistico.

gabriel jaime caro (gajaka)

león de greiff.  míralo miralo. maestro ni con mayúscula he podido, altas las aches, mudo el corral nada de baladas, las primeras serán las mías migajas sentenciosas de quevedo. si funcionaron para ti, porque no ha mi con tu adn en el exclusivo club de los aterradores nombres. las tergiversaciones jodidas, no me intercepte la llamada, don león de aldecoa.

las puertas ventanas agoreras, vuelan como aves, no son ellas las que cortan la leña.  Los mamotretos enardecidos del joven poeta, aquí tardío tus santuarios verticaleros. jardines colgantes de babilonia con la que pusieron hermosa. esto último va después de n.cage.

te cuento que ellas mismas levantan las piernas y paran el tráfico. pensaran las golondrinas. los bellos caminos de mi amigo, que ahora recuerdo.  
otro estilo europeo barroco colombiano. no había vuelto a nacer don luis de góngora, 1927, pero conocía la obra de lautremont como bretón. y así hasta morirse de soberbias stalinistas, dice mi alter ego.

DIMINUTA BALADA DESOLADA
                                                                A Ricardo Rendón
La balada desolada
de mi vida
dolorida…
La tristura deleitosa,
la hermosura dolorosa;
la ilusoria pantomima
de la gloria
de mi rima…!
La alegría inexplicable;
la ironía, la inefable

paz de aurora de su frente
soñadora;
la inclemente
carcajada de la “Intrusa”;
la rosada luz difusa

de mi ensueño adormecido,
y el beleño
del olvido…!
La balada desolada
De mi vida dolorida…!

1914


o la BALADA TRIVIAL DE LOS 13 PANIDAS (“Bárbaros sanchistas! - ”), baladas para Aldecoa, Leo y Gaspar. “Altaír”. los sonetos, “ OH, LA PEREZA…!…”. alegra mucho leoncillo, tu verso “que el sueño es lo que existe!”. tus prosas de Gaspar, el mejor libro de prosa poética de 1925.

desciende con un saxo, tocándome el sonsonete, y las triadas triecas rosaditas de nuevo.  te sigo contando, me has definido en una de tus prosas, los “pero si sabrosos disparates  muy bien urdidos y trabados…”

en la lucha con el silencio, el olvidadizo de la cuadra, de vaqueros y de guerra da lo mismo, no hay colibríes decía el de otraparte. neumónicas cilíndricas monjitas de papel. ahora son drogos. los halcones negros.

“variaciones alredor de nada”, versión de alberto aguirre, el más extenso poemario, compite ahora antes no. el libro de los relatos, gaspar, de stepansky, harald el obscuro, de proclo, de guillaume de lorges. el final del cuarto mamotreto. alrededor por supuesto. yo le hice una balada a nicolas cage. nunca escribiste sobre la actrices alcohólicas? no se lo permitía ilse.

yo lloro, aunque me duela la pelvis  esclusa y navío largo. por todas partes su bogotá , su medellín, nació en prado centro supongamos pues. bolombolo, allí llegó después de estar viviendo en bogotá parte de su jodentud, korpilombolo, sweden, música maestro.


XV

Amor, deliciosa mentira,
Áspero amor, abur…! Abur…!
Es de ceniza vuestro azur,
Amor, deliciosa mentira…!

Por vos el poerta delira
En Brujas, Tókio y Nischapur…
Amor, deliciosa mentira,
Áspero amor, abur…! Abur…!

1923






RELATO DE SERGIO STEPANSKY

En el recodo de todo camino
la vida me depare el bravo amor;
y un vaso de aguardiente, ajenjo o vino,
de arak o vodka o kirsch, o de ginebra;
un verso libre -audaz como el azor-,
una canción, un perfume calino,
un grifo, un gerifalte, un buho, una culebra...

(y el bravo amor, el bravo amor, el bravo amor!)
En el recodo de cada calleja
la vida me depare el raro albur:
-con el tabardo roto, con la cachimba vieja
y el chambergo agorero y el buido rojo,
vagar so la alta noche de enlutecido azur:
murciélago macabro, sortilega corneja,
ambular, divagar, discurrir al ritmo del antojo...

(y el raro albur, el raro albur, el raro albur!)
En el recodo de todo sendero
la vida me depare a ésa mujer:
y un horizonte para mi sed de aventurero,
una música honda para surcar sus ondas,
un corto día, un lento amanecer,
un lastrado silencio hosco y austero,
la soledad, de pupilas redondas...

(y ésa mujer, ésa mujer, ésa mujer!)
En el recodo de cada vereda
la vida me depare el ebrio azar:
absorto ante el miraje que en mis ojos se enreda
vibre yo -Prometeo de mi tortura pávida-;
ante mis ojos fulvos, fulja el cobre del mar:
su canto, en mis oídos mi grito acallar pueda!
y exalte mi delirio su furia fría y ávida...

(el ebrio azar, el ebrio azar, el ebrio azar!)
Y en el recodo de todo camino
la vida me depare "un bel morir":
despéineme un balazo del pecho el vello fino,
destríce un tajo acerbo mi sien osada y frágil:
-de mi cansancio el terco ir y venir:
la fábrica de ensueños -tesoro de Aladino-,
mi vida turbia y tarda, mi ilusión tensa y ágil...-

(un bel morir, un bel morir, un bel morir!)
León de Greiff


Relato de Hárald el Oscuro

Oh playas verdeantes de algas marinas, sobre
las guijas de estridente diamante y flavo cobre.
Oh piélagos preñados de la cálida voz de las sirenas.
Oh piélagos que nutre denso susurro: —trenos
de náufragos a la deriva por sus senos
procelosos, y que ya dormirán en las ondas serenas.

Yo anhelo tus ilímites planicies: hielos glaucos,
brumas, nieblas —última Thúle— para ulular mis turbios himnos raucos!


Yo soy Hárald, soy Hárald el Obscuro.

Todos los viajes, todos mis viajes, son viajes de regreso.
Yo torno ahora, retorno ahora del azur y hacia el azur.
Violada luz diaprea sus rútilos zafiros.
Voz de sangre sus zafiros denigra.
Mas no otro azur desea mi vagabundo sueño:

sólo ese azur cebrado de violas, ese azur ocelado de abenuz...!

Oh piélagos transidos de agorera pavura irremisible.
Oh piélagos que asorda gríseo clangor: equale
de trombones, en lento ritmo y voz velada, audible
sólo para los seres que un Fátum fúnebre señale…


Yo anhelo tus ilímites planicies: hielos glaucos,
brumas, nieblas —última Thúle— para ulular mis turbios himnos raucos!

Yo soy Hárald, soy Hárald el Obscuro.

Yo sólo amo tu amor, fatal Isolda.
Erigiremos en todos los caminos nuestra gitana tolda
aventurera.
Yo sólo amo tu amor, oh brava Isolda!
Brava Isolda hechicera!
Yo soy Tristán de Leonís: —ligera,
por todos los océanos nuestra nao pirata
discurrirá indolente, con viento ameno o duro:
bajo la lumbre de topacio
del sol:
bajo la luz morena de la rosa de plata;
o en la noche ceñuda —lúgubre y agorera—.

Por todos los océanos nuestro amor, y el espacio
sin lindes, y el ensueño, y hacia lo ignoto navegar. . .
Por todos los océanos nuestra libre galera:
y en el palo cimero la flámula escarlata
con una rosa endrina,
y en nuestros corazones la rosa purpurina
y la flámula negra...

Nuestra nao pirata
discurrirá por todos los océanos al azar, al azar, al azar ...
Erigiremos en todos los caminos nuestra gitana tolda
aventurera,
y el refugio ilusorio de nuestro ciclo errátil e inseguro...

Yo sólo amo tu amor, mi brava Isolda,
yo sólo amo tu amor, Ilse hechicera,
yo soy Tristán, soy Hárald el Obscuro.

Dancé cantando mi canción acerba.
Era el véspero, casi la noche, era el véspero de ceniza.

El ardeño cocuyo su luz irradiaba.
Su lumbre ingenua mi ingenuo corazón iluminaba.

Mas mi espíritu pérfido mi ingenuidad enerva,
y en el ingenuo corazón desliza
fragante zumo de su ponzoñosa hierba.

Yo soy Tristán, soy Hárald el Obscuro.

Divagar. Divagar por inéditos climas.
Metafísicos vórtices. Remansada sapiencia.
Júbilo y alborozo sensuales.
Ebrias sedes. Acidia muelle. Venus autumnales,
ingrávidas asolescentes:
                                         oh vendimias opimas... !

Al propio tiempo, nugacidad. y vacío, y nesciencia...

Oh mujer, arcangélico vampiro,
demoníaca Ofelia, cándida cervatilla. híspido endriago!

Todo lo excelso aroma en tu sollozo y en tu suspiro
y en tu sonrisa!

Perfuma en tu pasión lo deletéreo y lo inefable, lo joyoso y lo aciago!
Tifón de tempestades y sosegada brisa
cantan en tu pasión:
y en trémulo murmurio pulcro balbuce en tu corazón!

Yo soy Hárald, soy Hárald el Obscuro.
Yo soy Tristán de Leonís, acedo.

Yo sólo amo tu amor, Ilse hechicera,
yo sólo amo tu amor, fatal Isolda,
mi brava Isolda!

Yo soy Hárald, soy Lancelot: —blanda sonrisa, corazón perjuro—:
yo sólo amo tu amor, tu amor áspero y ledo,
venenoso y lustral, proclive y puro,
pérfido y claro, y abisal y erguido!

Yo sólo amo tu amor. Ilse hechicera,
Furia hechicera, Lálage hechicera:

Yo sólo de tu amor —Ilse— me curo:
y al azar de las rutas erigiremos nuestra tolda,
fatal Isolda,

y en nuestra tolda un penumbroso nido,
y al azar de los vientos singlará nuestra nao aventurera...

Yo soy Hárald, soy Hárald el Obscuro.



De: Obra poética


Prosas de Gaspar

XIX

Mi verdadera vocación es el silencio. Mi vicio incoercible, la aridez. Mi solo crimen, la soledad.

La risa o la sonrisa o el rictus: tácitos glosadores de los fenómenos circundantes y del espectáculo grotesco. Tácitos, pues no es sonora mi risa —tumulto latente.

Ah, las intraducidas burlas! Ah, la nunca espetada ironía! Ah, los sarcasmos suculentos, la buída gorja, la alacre befa, el comentario acre, el peregrino escolio! Tácitos. Jamás oídos.
* * *
Alguna vez soñé ser cazador de muy donosas hamadríadas, de oreadas y de faunesas, y aun de ninfas no habitadoras de los bosques ni riberas, sino citadinas ninfas, harto muy seductoras;

De ellas apasionadas, de ellas un poquitín frías, unas graves en demasía, otras frívolas en extremo;

De ellas leales, francas y rendidas veramente, de ellas traidorzuelas o apenas tornátiles o sólo volubles:

Enamoradas ésas del amor, y de sus juegos accesorios, esótras de lo segundo singularmente, acaso más en lo cierto y valedero;

Aquellas otras afincadas por redes y redecillas de prejuicios y temores: pero que se donaban y ricamente, en intención y pensamiento, de lo cual deducíanse muy sabrosos deliquios, un poco enervadores a la larga.

En fin, el eternal proceso amatorio de todos los siglos, desde Eva y Lilith (pasando por la fastuosa teoría, por la aromosa guirnalda venusina de las donas ilustres y las damas galantes), hasta las de hoy fatales vampiresas, absolutamente semejantes a las ingenuas, o no tánto, burguesillas, o a las en bruto apetitosas musas campestres.

Y soñé ser cazador de féminas sabidoras, por las florestas de los símbolos y emblemas, por los meandros de los mitos, por los laberintos de las leyendas y de las sagas.

Pero mi vera vocación es la soledad. Mi delito real es la aridez. Y mi sola disculpa es el silencio.

La risa o la sonrisa y el rictus: tácitos glosadores, arquílocos benévolos y zoilos que asordinan leve incredulidad.
* * *
Otro tiempo fui leogrifo, y otra ocasión juglar de larga travesía, y alguna vez hube de incursionar por cotos vedadísimos, tras de la música y en pos de la poética: Dianas celosísimas que cribáronme con sus veneblos —pero mi solo vicio es el silencio, la soledad mi vocación, y la aridez mi crimen.

Aridez, fino manto, vulnerable corteza tenue: por recatar —acaso— un espíritu asaz emocional.

Silencio, joyel de músicas recónditas.

Soledad, con los mudos amigos.

Mudos amigos: cuya callada melodía por los ojos se cuela y se aposenta en el magín. Mudos amigos que otro ensueño ajeno creó. Mudos amigos que engendró el propio ensueño, si no urdió la fantasía, y vivos —ah, tan reales!— como nó los que topan conmigo o que discurren a la vera de mi aburrimiento.

Soledad, con los mudos amigos; aridez, fino manto; silencio, joyel de músicas recónditas, floración de recuerdos, divagar...

Ah, las jamás catadas elaciones nacidas del silencio! Las sortílegas músicas que la soledad acondiciona! Y la frescura espiritual que la aridez depara: fruición de callado embeleso, inebriante acinesia de extático y eufórico regusto!

(De Prosas de Gaspar, 1937)

_:_:_:_:_:_:_:_:_:_:_:_:_:_:_:_:_:_:_:_:_:_:_:_:_:_:_:_:




El millón de sombreros y otros recuerdos

En aquel 1954, me enteré por el Diario de Colombia de que León de Greiff acababa de publicar un nuevo libro: Fárrago. Quinto mamotreto, en el cual recogía poemas escritos durante los últimos veinte años. 

Dirigía ese periódico Gilberto Alzate Avendaño, quien era, políticamente, uno de los soportes de la dictadura de Rojas Pinilla

Aquel periódico parecía ser, por lo demás, el único que en sus páginas acogía al poeta medellinense, gran amigo del director. Ni El Tiempo ni El Espectador lo hacían con igual amplitud. 

Con El Tiempo, De Greiffhabía reñido, según contaba, a raíz del suicidio del dibujante Ricardo Rendón, ya que el periódico, al serle diagnosticada al caricaturista una tuberculosis, rehusó aceptar que, para cambiar de clima, pudiera realizar su trabajo desde la cálida y cercana población de Villeta. Según el maestro, ello motivó el suicidio, sobrevenido en la trastienda de la cigarrería La Gran Vía, en la carrera Séptima con calle Diecisiete, donde algunos bohemios se reunían a libar unas copas. 
Tal era la versión aportada por De Greiff, quien fue uno de los más próximos amigos de Rendón. Por mi parte, me parece que tal circunstancia tenía maneras de ser obviada y no justificaba un suicidio.


Dispuesto a lograr que el poeta me obsequiara su libro, me personé a eso de las nueve de la noche, esta vez sin compañía, en El Automático. De Greiff había salido a cenar, pero dejó, en una mesilla del mezzanine -en la cual destacaba, dibujado en la madera, un tablero de ajedrez (el café era también lugar de reunión de ajedrecistas)-, su maletón de estudiante, con algunos ejemplares de Fárrago, y una botellita de Coca-Cola con un cuarto de frasco de aguardiente en su interior. 
Yo, que había tomado ya algunos tragos en otra taberna, extraje uno de los ejemplares, empecé a leerlo y, esta vez por sugerencia de la mesera, que me trajo una copita, comencé a servirme de la provisión del maestro. Todavía ignoraba yo, claro está, el carácter hosco y sumamente difícil del poeta. Pero ocurrió, por esa vez, lo que luego supe increíble. Cuando llegó se instaló en la mesa con gesto afectuoso y, como padre solícito, siguió sirviéndome él mismo el aguardiente de la pequeña botella y accedió a obsequiarme y firmarme su libro, que todavía conservo. 
Se encontraba, parece evidente, de buen humor. No obstante, en ese escanciar en mi vaso había una intención velada.

No era yo todavía un bebedor avezado y, al cabo de media hora, me hallaba en estado de completa beodez. De Greiff me sugirió irme a casa. Traté de hacerlo, mas ya en la acera, al contacto del aire frío perdí el equilibrio y debí, como en cualquier escena de Chaplin, asirme de un farol. 
En ese momento, De Greiff salió del café con rumbo al apartamento que habitaba en cercanías del Parque de los Periodistas. Le supliqué ayudarme a conseguir un taxi, y se negó de plano. Por último, logré embarcarme en uno que, antes de bajarme en casa de mi tía Mary, bañé en un vómito aciago. El conductor se mesaba los pelos, pero ya nada había qué hacer.
Al maestro De Greiff quise seguir frecuentándolo, pero no era nada fácil. Pronto me hice consciente de su hosquedad distanciadora y de su carácter un tanto antojadizo, que a veces lindaba con el natural caprichoso de los niños. 
También de que amaba tomarle el pelo a todo mundo, pero no consentía que se lo hicieran a él. "Gasto bromas, que no aguanto", dice en algún poema. En cierta ocasión, no sé qué pretexto me inventé para poder alternar con él, así que me acerqué a su mesa de El Automático, donde se encontraba en compañía de sus hijos Boris y Axel. 


Le pregunté si podía acompañarlos y me respondió: "Usted verá", frase que me obligó a batirme en retirada. Años después comprendí que una persona era De Greiff en la intimidad y otra en público. En aquélla, era tierno e inmediato, y fue el caso de la noche del mezzanine, cuando no había testigos; ante éstos era huraño, olímpico y sumamente áspero.

***

Alberto Lleras Camargo tomó posesión de la Presidencia de Colombia el día 7 de agosto de 1958. Entretanto, me las seguía arreglando yo con el parvo ingreso supuesto por los crucigramas que fabricaba para El Espectador. La revista Estampa había dejado de ser dirigida por Alberto Acosta. 

Tan pronto eso ocurrió, la nueva dirección prescindió de mis servicios. No era solamente yo el que sobrellevaba la aridez de la pobreza. También León de Greiff había quedado hacía tiempos sin empleo y su orgullo a toda prueba le impedía aceptar favores de nadie. Días había en que la pasaba sin almorzar, pues para ello aguardaba la llegada redentora de su hijo Boris y, en muchas ocasiones, Boris no daba señales de vida. 
Algunos contertulios de El Automático, conscientes de esa circunstancia, se ingeniaban cualquier pretexto para que les aceptara una invitación al almuerzo. Él se negaba en absoluto. El propietario del café, un antioqueño llamado Fernando Jaramillo, le abrió amplísimo crédito, advirtiéndole que pagara sólo cuando la situación mejorase. Esto lo aceptó, mas únicamente para beber una o dos tazas de café tinto al día.

Uno de sus amigos más próximos, Juan Lozano y Lozano, que a menudo se reunía con él a conversar en el establecimiento, hacía todo tipo de esfuerzos por conseguirle un trabajo. De Greiff se había desempeñado casi siempre como estadígrafo, sagaz como era para las matemáticas, pero las gestiones de su amigo resultaban vanas. Una mañana, del comité central del Partido Comunista, y a través de Efrén Díaz -ya que Diego Montaña Cuéllar había sido expulsado del grupo político, bajo sospecha de inclinaciones burguesas, y se consagraba a orientar sindicatos por cuenta propia-, le llegó la única buena noticia en años: se le nombraba delegado por Colombia al Congreso Mundial de la Paz, organizado en Estocolmo por la Unión Soviética. En el segundo semestre del 58, partió para Suecia vía París.

Era la primera vez que trasponía un océano. Con anterioridad, sólo había salido del país para ir a México, a traer a mediados de los cuarenta las cenizas de Porfirio BarbaJacob.


Una vez concluido el congreso, De Greiff fue invitado a Rusia por Illya Ehrenburg. Allá amistó también con el gran lírico turco Nakim Hikmet, que había introducido el verso libre en su lengua y pagado larga condena por su acción revolucionaria. Cuando regresó a Colombia, la situación volvió a apretar. Sólo al final del año obtuvo un cargo como auditor en la Contraloría de Cundinamarca. 

Él, claro, hacía burlas diciendo que era ahora ni más ni menos que "oidor". Sin embargo, no había corrido un mes desde su posesión, cuando Lozano y Lozano le trajo una bella noticia: el presidente Lleras Camargo había accedido a nombrarlo primer secretario de la Embajada en Suecia. Lo natural hubiera sido, por supuesto, que se le designase embajador, pero el primer mandatario objetó que un individuo tan bohemio y desaliñado dejaría mal al país. 
Acorde con el nombramiento, pues para nada aspiraba al cargo principal, el poeta -gracias a aportes de amigos hechos en secreto y entregados como si los originara el Partido Comunista- compró ropa y zapatos nuevos, se hizo arreglar la dentadura y se dispuso a viajar. Los contertulios de El Automático le tributamos una despedida muy cálida en la azotea del Hotel San Francisco.


Irónicamente, una vez instalado en Estocolmo, De Greiff se hizo amigo personal del rey Gustavo Adolfo vi y, como en esa nación los soberanos transitan las calles como peatones, se reunía con él en una cafetería próxima al palacio a beber café y a platicar en francés. Con el embajador, su superior, de cuyo nombre prefiero no acordarme, tenía frecuentes roces, ya que desaprobaba muchas actitudes del poeta. Una de ellas, la de asistir a las recepciones ofrecidas por la Embajada de China Comunista. "Colombia -le dijo- no sostiene relaciones con Pekín". De Greiff repuso: "Puede que Colombia no sostenga relaciones con Pekín, pero don León de Greiff sí las sostiene y seguirá asistiendo a esas recepciones". Pronto, el embajador, sin dar aviso a la Cancillería, lió sus bártulos rumbo a la patria y el poeta quedó en Estocolmo como encargado de negocios, al mando de la misión. 

En desarrollo de tales funciones, ofreció a comerciantes suecos los sombreros vaqueros y panamá que se fabrican en Caldas de palma de iraca. Los comerciantes se entusiasmaron e hicieron un pedido de un millón de sombreros. Entonces, los manufactureros caldenses revelaron, con tristeza, que un millón de sombreros no podrían producirlos ni siquiera en un siglo. Sin interés de los suecos en remesas menores, naufragó el negocio.

Por aquellos días, se estrechó más que nunca mi amistad con León de Greiff. Había regresado él de Suecia, dos años antes, porque, según dijo, echaba de menos su tertulia bogotana. Sus amigos dieron en recibirlo ofreciéndole agasajos con fríjoles a la antioqueña. Harto de ellos, el maestro preguntó al fin si era que lo consideraban un "paisa" palurdo, que 

sólo sabía comer el plato típico de su tierra. En uno de esos almuerzos, y en tiempos en que todavía no era posible soltar palabras gruesas delante de las señoras, el dueño de casa, León Castro Medina, preguntó al poeta por qué, si firmaba todos los manifiestos a favor de Fidel Castro y votaba en las elecciones por el comunismo, no se hacía miembro de ese partido. De Greiff, sin alzar la vista del plato, respondió: "Porque no soy pendejo".

Las señoras enrojecieron como granadilla. Solicitada la aclaración, nos preguntó si alguien lo concebía haciendo autocrítica ante una célula comunista. Yo, que había permanecido silencioso, dije entonces: "Para mí, maestro, usted ha sido siempre un aristócrata". Me quedó mirando con sus ojos convexos y zumbones, y articuló con lentitud: "Aristoácrata". 


En meses inmediatos, el maestro había aceptado una invitación a Alemania Oriental, y sus compañeros de viaje habían sido Pablo Neruda y Miguel Ángel Asturias. De esa gira que los condujo a varias ciudades, se desgranó todo un rosario de anécdotas. Recuerdo sólo algunas. Al llegar a Berlín fueron conducidos a un hotel más bien modesto, como lo eran los del sector comunista. La mujer de Asturias, de nacionalidad argentina, se horrorizó y se puso a gritar: "¡Este hotel no es digno de Miguel Ángel!". 

De Greiff, con su sorna eterna, la interrumpió: "Mire, señora mía, si este hotel es digno de don León de Greiff, es digno también hasta de Miguel Ángel Buonarrotti". Creo recordar que fue en Leipzig en donde el maestro cobró inquina permanente al novelista guatemalteco. Entraron con Neruda a una taberna, y el chileno y De Greiff pidieron sendos alcoholes. Asturias anunció que se abstenía, pues su esposa le había pedido no probar ese día la bebida. El colombiano se hallaba muy lejos de aceptar que acatase nadie imposiciones conyugales. Su vida bohemia hacía años había destruido su matrimonio con Matilde Bernal, a quien mucho amaba. 
Fue así como ridiculizó a Asturias al extremo de sacarlo de casillas. Terminaron intercambiando gaznatadas en la calle. De Greiff llamaba a ese episodio "la noche épica de Leipzig". Ya para concluir la visita, Asturias y Neruda, que procedían hacia Moscú, se despidieron del maestro y le preguntaron por qué no continuaba con ellos. "No he sido invitado", respondió. "¿Pero -inquirió Neruda- por qué no has hecho lo mismo que nosotros?" "¿Qué cosa?", demandó el colombiano. "Muy fácil. Hacernos invitar", dictaminó Asturias. De Greiff, con el orgullo esponjado, repuso:
"Sepan ustedes que don León de Greiff sólo va donde lo invitan y no se hace invitar".

Recién casados Josefina y yo, visitábamos a menudo al maestro en su caserón del barrio Santafé, que aún denotaba el esplendor de otros tiempos, pero que, ausente Matilde Bernal -que se había ido a vivir a Medellín-, y al habitarlo sólo el poeta displicente, se había convertido en eso que él llamaba "cuarto del búho". Los libros se encontraban esparcidos por el piso y los que demoraban en los anaqueles no mostraban el lomo, de suerte que resultaba imposible conocer su título. También en el piso vimos una condecoración que el rey de Suecia le había impuesto durante sus años diplomáticos. Para colmo de sorpresas, Josefina abrió un día el refrigerador por ver si había algo de hielo, y en el congelador encontró un libro ya entumecido y tieso, pues debía hacer marras que se hallaba en ese lugar. 

En una de esas oportunidades, no sé por qué recayó sobre Asturias la conversación. Yo, que acababa de leer con genuino deslumbramiento Mulata de tal, opiné que el guatemalteco podía muy bien recibir el Premio Nobel. Para De Greiff aquello fue como si le hubiese abofeteado. Se alzó de su asiento y tan sólo la intervención de su hijo Hjalmar impidió que me arrojase por las escaleras. Luego nos expulsó a mi mujer y a mí de la casa. Descendimos y ya afuera, cuando él se ocupaba en asegurar las cadenas de la verja, iniciamos el camino hacia nuestro apartamento cuando, de pronto, él llamó a Josefina e inquirió: "Oiga, Josefina, ¿tiene usted cigarrillos que me deje? Los míos se me agotaron". Mi esposa repuso: "Claro, maestro". Y se los suministró. 

Al día siguiente, ni él ni nosotros recordábamos el episodio. Asturias, en efecto, recibió el Premio Nobel en 1967.

Nadie parece ignorar que, junto con la poesía, la gran pasión del maestro fue la música. "Música, oh tú, mi inasequible dueño...", clama en algún poema. Hasta el día en que fueron de uso los discos de setenta y ocho revoluciones, su discoteca constaba de millares de ellos. Al implantarse los de larga duración, la vendió a la Radiodifusora Nacional, que trasladó todo ese contenido a cintas magnetofónicas, e inició la formación de una nueva, la cual era ya asimismo impresionante por los días de que me ocupo. 

Acostumbraba De Greiff, hallándose uno en su casa, poner a sonar un disco y plantarse frente al fonógrafo en ademán de dirigir la orquesta. Haciendo honor a una vieja costumbre de su familia, lo examinaba a uno acerca de qué obra estaba sonando. Jamás he logrado identificar al rompe las piezas musicales, por mucho que las conozca. La mayoría de las veces, una obra me resulta muy familiar y hasta puedo establecer el nombre del compositor, pero rara vez el de la pieza en sí. 

Una noche nos hallábamos en casa del maestro y nos pidió no sólo identificar lo que iba a colocar en el aparato, sino explicarle además qué elemento extraño encontrábamos en la grabación. Cuando se inició, reconocí de un tirón el Concierto en re para violín de Beethoven, ya que es obra más que popular, pero pude también, como es apenas lógico, advertir la rareza de la ejecución: en el momento en que el violín debía entrar, lo hacía un piano. Así lo manifesté al maestro y lo vi soltar una carcajada de regocijo y preguntarme: "¿Ya ve, Espinosa, lo patafísico que soy?". Era una alusión al personaje de Alfred Jarry con el que creía encontrarse analogías muy axiomáticas.

No toleraba De Greiff que alguien supiera algo que él ignoraba. Alguna vez Ernesto Sábato visitó Bogotá. El día antes, por decir algo, le comenté al maestro: "Mañana llega Sábato". Me miró perplejo e indagó: "¿Cuál Sábato?". "El gran novelista argentino", aclaré. De Greiff dejó vagar su buida mirada por el ambiente y contestó: "No será tan grande cuando jamás lo he oído nombrar". Unos tres o cuatro días después me comunicó: "Ayer almorcé con ese gran novelista que es Ernesto Sábato, a quien usted ni siquiera debe haber oído mencionar". Una anécdota similar sobrevino una noche en que lo visitamos Josefina y yo en compañía de Hernando y Patricia Chaves, y también de René Rebetez, a quien deseábamos presentarle. En algún instante de la conversación, el maestro hizo mención de las memorias de Illya Ehrenburg, que yo acababa de leer en edición de Joaquín Mortiz.

Así se lo hice saber y él, sin dejarme terminar, profirió: "Usted no puede haber leído esas memorias, porque yo las conocí en francés y no están traducidas al español". Le hablé de la edición mexicana, traducida por Augusto Vidal, y traté de hacerle entender que en francés también hubiese podido leerlas. Me fulminó con los ojos y agregó: "Pues ni están traducidas al español ni usted puede leer en francés". El asunto no pasó de allí, pero René Rebetez publicó en la Ciudad de México una crónica sobre la visita, en la cual me presentaba como un joven impertinente que se puso a hablar al gran poeta sobre lo in y lo out, que eran términos de moda, y había acabado mereciéndose un justísimo regaño.

Pese a tales desencuentros, De Greiff nos quería bien a Josefina y a mí, pero sobre todo a ella, a quien tomó inmensa estimación y respeto desde el día de nuestra boda. Mas no con todas las casadas era igual. Cierta tarde en que se encontraba en nuestro diminuto apartamento libando conmigo llegó de sorpresa una pareja amiga, que -según nos comunicó con alborozo- acababa de recibir la bendición del cura. Se trataba del luego malogrado escritor Roberto Ruiz Rojas y de su mujer, la odontóloga Olga Galeano. Con ellos departimos un rato, pero al cabo de muchos alcoholes De Greiff se dedicó, con impudicia muy propia suya, a enamorar a la recién casada. Ruiz Rojas, para colmo de desdichas, se quedó dormido por efecto de los tragos en una poltrona. 
El acoso sexual llegó a tal punto, que Olga Galeano se alzó de su asiento, abrió la puerta de salida y se disparó hacia la calle. Durmió en un hotel de la vecindad. Al despertar al día siguiente, Roberto no quería creer que su reciente mujer no hubiese pasado con él la noche de bodas. Pero Olga no tardó en llegar, impresionada todavía por el asedio de un poeta al que mucho admiraba. Son incontables las anécdotas que podría referir sobre León de Greiff. Como ser humano, era tierno en la intimidad pero altanero e innecesariamente injurioso en público. Relata su hijo Boris que, en la casa vienesa de Franz Schubert, cuando contempló los anteojos que usaba el compositor, derramó lágrimas. Pero ese ser delicado podía convertirse también en un fustigador temible. 

Todo en él, claro está, era desinteresado: una noche me mostró en su casa una carta de Pierre Seghers Éditeur, de París, en la cual se le solicitaba enviar una selección de sus poemas para ser traducidos al francés y publicados en la celebérrima colección Poètes d'Aujourd'hui, donde sólo han aparecido los más altos 
poetas universales del siglo xx. Le pregunté si la había respondido. Me dijo que no le interesaba. Más tarde, lleno de alarma, conversé con su hijo Boris a ver si podía subsanar aquella anomalía. Me contestó: "Ya sabes lo difícil que es papá. Nadie lo convencerá de responder". Así como era de desentendido en ciertas cosas, poseía un sentido de la ética al 
cual habría que calificar, por lo menos, de hiperbólico. Las acciones más naturales y ausentes de malicia, referidas al dinero, podían cobrar ante sus ojos dimensiones de contravención. Como diplomático en Suecia, la ley le hubiera permitido importar sin impuestos un automóvil al país, con lo cual, vendiéndolo, hubiese podido ganar una suma respetable. No lo hizo, porque -según me dijo- no le parecía ético. Esta especie de miramiento excesivo lo había aprendido, al parecer, de su padre, hombre riguroso en extremo, lleno de recatos dramáticos.


Pero nada de ello contaba cuando de lo que se trataba era de sexo o de alcohol. En esto era permisivo como el que más. Nunca, sin embargo, hizo escenas en estado de embriaguez. Resistía el alcohol en dosis severas y apenas si alguna vez lo vi salir tambaleando del café. Se preciaba ante todos de sus conquistas amorosas, reales o imaginarias, no lo sé. Hacía que las mujeres le dejasen la huella del lápiz labial en el cuello de la camisa, para luego presumir. Cuando contaba más de setenta años, solía ser vox populi en El Automático que conservaba intacta su libido. Era, al menos, lo que él deseaba que creyeran. En ese establecimiento, a De Greiff se lo acataba como a un fetiche o como a una fuerza de la naturaleza. Sus actitudes más arbitrarias se tomaban por genialidades. En sus años postreros, mantuvo a su lado a una mujer a quien amó de verdad -le consagró buen número de poemas- y que se llamaba Lilia Sánchez. Falleció ella a comienzos de los noventa y, al parecer, su familia vendió después a algún librero un cúmulo de manuscritos, cartas y documentos legados por el maestro. 

Hay todavía otras anécdotas y aspectos de León de Greiff que podrían completar su semblanza, pero sobre ellos volveré después, cuando haya avanzado en la relación de estos años sesenta.

Germán Espinosa

Ensayo tomado de Arquitrave, revista virtual.

Poetas y escritores colombianos en New York: Benhur Carmona, Gabriel Jaime Caro (Gajaka), Hersilia Restrepo, Tomás González, Alexis Gómez Rosa (poeta dominicano), Jesús Blas Comas (poeta cubano), Juan Manuel Roca, Eduardo Marceles Daconte, Miguel Falquez Certain, Timoteo Pratt (poeta estadounidense); Hincados: Berty Barranco, Alfredo Ocampo Zamorano, Nelson Ortega. American Society, 1992. Foto de Renán Dario Arango.


205 comentarios:

  1. ufffff
    osea
    que mejor
    que Álvaro mutis y
    José Asunción Silva.
    Bueno estamos en el 13.

    ResponderEliminar
  2. Gajaka Extramítico8 de enero de 2013, 15:53

    Pocos lo leen, por raro, y porque no leen poesía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El taita Martinez8 de enero de 2013, 15:54

      Dicen que Barba Jacob es el mejor
      pero a mi me gusta Aurelio Arturo, Gaitán Durán, porque a este señor lo veo muy europeo.

      Eliminar
    2. Dicen que era surrealista, y se callaba, barroco sueco, mujeriego y que abandonaba a los hijos para tirarse a la bohemia en El bar Automático de Bogotá.

      Eliminar
  3. dicen que yo no te merezco,

    ResponderEliminar
  4. Si me llaman el loco, porque el mundo es así. la verdad......!!!!

    ResponderEliminar
  5. Vuelvo y coloco los seis poetas colombianos, por ser mis favoritos:
    José Asunción Silva
    León de Greiff
    Porfirio Barba Jacob
    Aurelio Arturo
    Álvaro Mutis
    Juan Manuel Roca

    ResponderEliminar
  6. Los mejores (por su claridad mental)son:

    Gajaka
    Gabriel del Casal
    Juana la loca
    Hilario Aquiles
    Gali Matias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gali Matias te lo dejo a voz, neoberraco haciendo su entrada.

      Eliminar
  7. Ah y Gajaka Submítico...pa completar el 6º.

    ResponderEliminar
  8. O si prefieren: Gajaka Inframítico...

    ResponderEliminar
  9. Arquitrave peorisimo arquitrave
    arquitrave eeeee e ee arquitrave arquitrave
    sadel y amapola.

    ResponderEliminar
  10. es un poeta que escribe en ruinas, que discutía tanto en el Automático, un perfecto guerrillero de cafetería, el primero o el último. menos mal mejoró su vida con los libros.

    ResponderEliminar
  11. "Nunca, sin embargo, hizo escenas en estado de embriaguez". Es absurdo, Qué, escenas de cine?
    Demasiado culto según Germán Espinosa.

    ResponderEliminar
  12. me gusta mas el león de greiff raro y no el que está enamorado de cuanto culo se mueve.
    neoberraco, claro, si, el único...!

    ResponderEliminar
  13. Gabriel, yo pienso o estoy seguro que tu podrías ser el mejor editor de poesía y llevar una revista de poesía como lo hacías en Nueva York, y AHORA MAS, por tu maravillosa experiencia. Así que póngase las pilas y saque una revista que será la primera, y con el neoberraco que has inventado será mejor. Ánimo artista.Suerte poeta, que como usted ninguno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Robinson, pero en Colombia no hay editores de poesía, publican cualquier cosa, siempre y cuando tenga nombre, y así no se puede. Editores como los que contamos en Realidad Aparte, Jesús Blas Comas, Noel Jardines y Alonso Mejía, que siguen ahí leyendo poesía.
      Como no leen poesía de otros, o de otros países, estamos jodidos.
      Pienso que Colombia es el más atrasado en el continente. La envidia y la soberbia, que a veces llega tardíamente nos caga.

      Eliminar
    2. Pis como no va a ser el más atrasado si estás vos echando el cuento de tu enredo mental al que inscribís en el neobarroco...pis claro...

      Eliminar
    3. Cuál enredo mental, por las minúsculas. No me crea tan pendejo. Envidia de la buena, mijo. Así que revise su coloquio mejor su escritura copista y verá la luz del camino en un abrazo sincero.

      Eliminar
  14. Santiago el menor11 de enero de 2013, 9:03

    Mira si te molesta el neoberraco, quédate rezagado en el neobarroco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. si, estos académicos autodidactas si nos tienen jodidos a todos.

      Eliminar
  15. tres respuestas inmierdiatas del mismo neobobito que hasta querido era en un tiempo en que no era resentido, ni se creía el ungido de la vanguardia (puro caca-o mental, y del malo). ¡Qué risa! Neoberraco...Bandeja paisa mezclada con aguamasa...y pedos...

    ResponderEliminar
  16. "Que hasta querido era en un tiempo en que no era resentido". Ahí está pintado el que es.

    ResponderEliminar
  17. Los que se quedaron sin probar chochita
    ahí tienen su culo viejo para los perros
    callejeros.
    Los que se quedaron enanos, feos y biscos
    sin imaginación, para los trastes viejos
    donde el colesterol los llama por entre las yemas
    de las mortecinas.
    Los que reniegan del otro por desigual curvo
    y con tumbao, compran escaleras de incendio
    y aceptan el protocolo de la vejez sin batiburrillo.
    Los que pierden facilmente la juventud por falta de magia,
    esa si que les es esquiva, sea por avaricia, o por miedo
    a meter la mano. Pobres seres sin masajista. Lo más rico.
    Los que se venden para conocer otros lados del mundo
    y no recuerdan nada, porque su alzaimer les persigue
    como una vieja sorda y sin patas.
    Ah, las patas, esa es la cuetión.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Voy a ensayar algo sin sentido y sin respeto ninguno por la mínima coherencia, es decir voy a ser moderno y aspirante a neoberraco (ah y con herrores porqu8e dee eso se trata la suprema novedad), dame tu bendición neobobazo:

      Los que se creyeron el cuentico y embauvçxcarron a otros.
      los seriotes en su vejez aclimattada,
      lis que se reesintoierobn de que naides reconociera su genio obtuso,
      los tontarrones de cucos amarillos,
      a lo marylin lunática,
      los que se olvidaron de una verdad y nos metieron mentiras,
      los que siempre buscaron que los llevaran y los trajeran
      a punta de carreta barata,
      los seniles y chochos…¡qué pecao!
      Los que dan rixitas y gesticos precariecitos.
      Esa es la cuextión...

      Ya me aburris...

      Eliminar
    2. neobobito, que hermosa respuesta para alguien que se derrama en sensibilidad.
      Los enanos, los avaros, y los que copian hasta las babosadas de los niños.

      Eliminar
  18. Tiene que ser muy interesante lo que haces Hilario para que los que aparecen de anónimos por este blog, tengan que destacar que tu blog es la berraquera, porque ellos ni mu.

    ResponderEliminar
  19. Ahora si lo puse en su sitio con mi verbo poderoso y uñico. Yo el gran maestre del neoberraquismo. Lleven todos de mi genio atrofiado.

    Gabriel del Cañal.

    ResponderEliminar
  20. Gajaka Extramítico11 de enero de 2013, 12:53

    ah, Gabriel del Cañal, así se aprende.

    ResponderEliminar
  21. Mónica Mosquera, New Jersey11 de enero de 2013, 12:56

    Gajaka, please, publica otros textos de León, sobre todo los de Ramón Antigua. No te quedes filtreando con estúpidos, que lo único que quieren es tu abdicación.

    ResponderEliminar
  22. La misurgia de "Variaciones Alrededor de Nada".
    Que suene la orquesta, y que terminemos con el requiem de Mozart

    ResponderEliminar
  23. Comas, Mejía y Gajaka no sirven para nada. Pésimos poetas, no le agrego nada, embutidos japoneses.

    ResponderEliminar
  24. El Mudo beckettiano.11 de enero de 2013, 16:16

    Gabriel del Cañal, que absurdo para una crítica.
    De lo peor que he leído para un contradictor, como si Gajaka Extramitico no lo fuera, y agregarle trampas, las mismas que le van a poner a usted, no lo crea, se ve.
    Realmente los enemigos de Gajaka están regados por entre la mierda sin control de la falta de creación, ah, si, solo creen en Dios.

    ResponderEliminar
  25. La amplia cadera de la reina Josefina11 de enero de 2013, 16:36

    "Zafiros", que embeleco tan femenino de León de Greiff. ÉL el macho, tan feo y narizón.

    ResponderEliminar
  26. El Mudo beckettiano.11 de enero de 2013, 16:39

    El texto poético del neobobito, ha dado un golpe en la escena.

    ResponderEliminar
  27. Sara Magda Patarroyo11 de enero de 2013, 16:48

    Musurgia gajaka, no se como te atreves, pero esta parte me ha gustado. Es que no veía libro de poesía colombiana que me interesara mas.
    Te lo dedico.

    ResponderEliminar
  28. Sara Magda. peo escaneado.

    ResponderEliminar
  29. Mónica Mosquera.12 de enero de 2013, 5:15

    ARIETA

    Yo me enveneno con un recuerdo:

    En el violado camarín, la seda
    y el sutil vello y de odorante nardo
    discreto olor y la hora soñada...

    Yo me enveneno con un recuerdo.

    En el violado camarín, el mudo
    férvido amor que en las pupilas arde
    y el tibio zumo de la boca henchida...

    Yo me enveneno con un recuerdo.

    En el violado camarín, desnuda
    la grácil forma sobre el raso verde
    y a mí enlazada la delicia toda...

    Yo me enveneno con un recuerdo.

    L.D.Greiff

    ResponderEliminar
  30. Ah, yo como estaba pasando de güeno poniéndole picante a esta baba sosa (y tonta) de blog, dedicado a la exaltación del patrón de las banguardhias, me tengo que ir. No choren neobobitos…pueden phataliarr…

    ResponderEliminar
  31. Te digo hermano que FARRAGO, es el mejor libro con sus Secuencias hasta llegar a la CANTIGA. Ahi si si yo no soy de por aqui.

    ResponderEliminar
  32. De Leon de Aldecoa decian lo mismo, que lo que scribia era un gali matias, y ya ven es de lo mejorcito que se ha escrito en la poesia colombiana. Gajaka necesita es escribir mas mas y mas, y cuando llegue a sus 70 ya veremos si le damos el hacha de oro o la cruz de Malta.
    Gajakito te adoro en mi silencio mudo, aqui en Magangue con el calor mas hijueputa pero cerca de las pocas vacas que sobreviven a los paracos y las garcitas blancas que han crecido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Torito mio, guárdame una para mi finquita en Chochorna.

      Eliminar
  33. Te envie las fotos con Elmer, para el churrunguis.

    ResponderEliminar
  34. Si no me escribes nada sobre el Relato Quinto de Gaspar, no te vuelvo a hablar> @!#$% Y en mi mester de juglaria, va para largo, con las gentusas mas diversas tope (y con altas gentes ademas, como es justo)y (como es obvio) tope conmigo mismo que ya es tope. (Y top. Stop.)

    Maravilloso de Le'on el gris, y como callado.

    ResponderEliminar
  35. Apio solo
    En verdad les digo, que me he vuelto seguidor dos de Quevedo y sus 4 males de la humanidad.
    Que pasa entre dos poetas, e ahí la cuestion.
    Relaciones de poetas hermosas, la de Carlos Enrique y yo, a prueba de misiles norcoreanos.
    No necesito el opio del pueblo, como llegar a revertirlo. la paz de un mistico mientras la otra toca el pianisimo.
    La sopa de pollo pollito preparada por mi vale lo que pesa un arbol de apio en la cocina.

    ResponderEliminar
  36. apio y opio
    opio y apio
    jujujuju tira lu, Gombrowivz y Gaspar Quinto de De Greiff. menos humala, humaka, huminido huruuuuuuuu.
    Toggeder, a la lista le falta con Fernando Gonzalez.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Josefo II eres uno d e nuestros historiadores de la poesía. Witold y León igualiticos a pesar de las diferencias especificas que valen un culo.

      Eliminar
  37. me lo imaginé, ay perdon no tengo, que eeres una caca inmadura, sofrito de gallinazo.

    ResponderEliminar
  38. Gajaka Extramítico14 de enero de 2013, 16:35

    Los anónimos en este blog son los venecianos, gaschip sgashi pip, s

    ResponderEliminar
  39. que estupideaz la que has escrito, che
    cuáles venecianos?

    ResponderEliminar
  40. Gajaka Extramítico15 de enero de 2013, 15:25

    Primero que todo la historia, la historia del cine solo es una referencia.
    pERDÓN CASI CHISTE ZEN como respuesta.
    Segundo, que vivimos guerriando com o los neorepublicanos y su party militar.
    Pero era "Anónimo Veneciano", como para salir del cuento.

    ResponderEliminar
  41. '¡'¡'0¡'¡'¡'¡'¡'¡'¡'¡'¡'¡'¡'¡'¡'¡'¡'¡'?¿?¿'¡'¡'¡'?¿?¿?¿?¿?¿?¿¿¿¿¿¿???????

    ResponderEliminar
  42. te ves rejuvene y el verde de la piramide muy sospechosa. Pero es el verde de los Andes, y ahi si no hay discusion.

    ResponderEliminar
  43. Poetas en Nueva York16 de enero de 2013, 3:40

    Gajakita vente pa Nueva York que allá los malitos poetas te odian y no te dejan pelechar. Publica aquí tu Risa III, haber si en esta singladura volvemos a tomar el mando de esta cosa tan peluda.

    ResponderEliminar
  44. Rodrigo Gardeazabal16 de enero de 2013, 14:00

    Porqué malitos en Colombia, casi todos.
    Y eso que hay miles, hasta en el bajo Nechi, te cantan a las mujeres de una manera muy particular, como lo único que existe bien, los demás son unos desalmados.
    En Medellín, los poetas buenos son los viejos, los pocos viejos, porque los jóvenes se agotan muy rápido con su I pod.
    X, Darío, de la Univ de Antioquia no hay tres.
    En el centro, Bedoya que es de Belén. De la Unive. de Medellín, han salido dos. Los otros se pìerden entre la gentuzas; si habían antes ahora más por metro cuadrado.
    Que viven en fincas casas de campo, casi uno.

    Seguiré......

    ResponderEliminar
  45. Tu eres un malito, apenas comprendes una cosa, le haces la propaganda, y nos metes a todos en tu batahola. Deja de enviarme tus textos, bórrame de tu email, y nos vemos en facebook para los comentarios.
    No vayas a caer en lo de CONFABULACION, que dicen que los leen 100 mil personas en todo el mundo, que bobería como la tuya.
    Fin d elos Mayas

    ResponderEliminar
  46. Gajaka Extramítico16 de enero de 2013, 16:27

    Cómo qué, porque parece que nadie inventa nada, o como dice mi amigo Alonso, que se le seca el cerebro para la poesía, y trata de inventar finales que no llegan, porque está metido asfixiado entre el dogma y los principios, y mueren renegando.
    Por lo demás un abrazo.

    ResponderEliminar
  47. León Gil de Medellín17 de enero de 2013, 4:08

    abriel Jaime Caro y sus 5 poetas favoritos: Hernándo Domínguez Camargo, José A. Silva, León de Greiff, Alvaro Mutis, Jorge Gaitán Durán. Y un sexto: Juan Manuel Roca.

    Muy acertado gajakoa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gajaka Extramítico17 de enero de 2013, 4:09

      Sobre todo por León de Greiff.

      Eliminar
  48. Yo diria que De Greiff ha pasado de moda, con eso de los movimientos para la música clásica, y clarto se salvan los textos poeticos, son maravillosos, pero nadie puede entrar a un libro como Farrago, tan barroco, que no permite sino artesanos, medianamente barrocos, y me meti en la camisa de 11 varas, pero tampoco publican el libro como una joya para la poesia latinoamericano, al menos Colombia-España-Suecia.
    Cuando eso ocurra el regueton ha enterrado a la poesia por asesinarla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. oh lalá, está como el descubrimiento de la misma escuela musical entre De Greiff y Beckett, no Gombrowicz, por tira ru, en fin que vale la mención, pero acercarla más a la exactitud.

      Eliminar
  49. Lezama Lima no lo conocía, porque jamas hubo un libro de León en el extranjero, hasta 1975., y más que no fue Piedra celista, "Piedra y cielo"., y a estos últimos los leyó Lexama, y quedó desencantado, porque solo parecían copias de romanticos y modernistas mexicanos y argentinos.
    Guillermo Valencia era el mejor de ellos, pero visigodo.

    ResponderEliminar
  50. Yo veo más influencia de Porfirio Barba Jacob, que de otro escritor colombiano, Aurelio Arturo, por supuesto lo debió de seducir, en aquellas oficinas con balcones de la Bogotá bobalicona.
    Pero de Barba Jacob los Relatos, hasta terminar con RELATO DE GUILLAUME DE LORGES.

    ResponderEliminar
  51. ¿Gajaka Extramítico? ¡Qué Risaralda!…Más allá del mito… ¡Qué soberbia estúpida!...más bien Gajaka Extramíquito…Eso somos todos: miquitos remedando al hombre…

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fabulosa respuesta, extramiquito. Por fin despues de tantas intentonas, yo diria pocas, haces algo nuevo. Te considero ahí metido lameculos.

      Eliminar
    2. remendando muy flojo. cásate con espina. o casate.

      Eliminar
    3. "Remendando al hombre", si tuviera los huecos grandes y arrugaditos, jejeje. Típica respuesta de un hombre falto de imaginación y miserable.

      Eliminar
    4. ¿Lameculos?...Dado tu gusto nalgatorio (que me tiene sin cuidado),sé que es un gran elogio. Gracias Oh Maestro Inframístico, me arrodillo a tus pus...

      Eliminar
    5. querido anonimo, casate con las estrellas, dedicate a ser niño, que tu ignorancia de lo que es un hombre solo es comparable a tu ridiculo tratando de serlo.

      Eliminar
  52. Vi la foto de Gajaka imitando a X-504, buen momento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gajaka Extramítico18 de enero de 2013, 15:51

      si, en Bolombolo, 1993.

      Eliminar
  53. Mira y cuando vas a hacer la lista de los pésimos o malos poetas colombianos, los que están vivos. Claro mijo, te incluis ahí para que no te acusen de narcisisto

    ResponderEliminar
  54. Poetas malosos, secos y narcisos de Antioquia:
    Robinson Quintero
    Luis Fernando Macías
    Luis Fdo Cuartas
    Javier Naranjo
    Anabel Torres
    Rafael Patiño
    Edgar Trejos
    Olga Elena Mattei
    Oscar Gonzalez
    Clemencia Sanchez
    Jairo Guzman
    Carlos Enrique Sierra
    Darío Ruiz Gómez
    Victor Raúl Jaramillo
    Teresa Sevillano
    Rubén Darío Lotero
    Marco ntonio Mejía
    Luis Eduardo Rendón
    Omar Castillo
    Orlando Gallo
    Juan Diego Tamayo
    Berenice Pineda
    Luisa Aguilar
    Y Gajaka, por supuesto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gajaka Extramítico19 de enero de 2013, 6:47

      Se me adelantó Mora, pero faltan algunos, sobre todo los de Nueva York.

      Eliminar
    2. Rafael Patiño escribe bien, aunque no sea poeta, un vividor como todos.

      Eliminar
    3. HAY que hacer justicia: OSCAR GONZALEZ es buen ensayista, no poeta. Orlando Gallo si es MUY MALO. DARIO RUIZ GÓMEZ, buen ensayista; no hace ningún esfuerzo por ser un gran poeta. Gajaka es fuera de serie. Rubñen Darío Lotero es puro cuento, más burgues que una perra terry. Javier Naranjo cree que la poesia es no leer a los grandes poetas, y utiliza a los niños para su provecho como escritor, poeta gallina, lo mismo hace Edgar Trejos. Anabel Torres agotó la anchura de la cama y su imaginación puede irse por la traducción.
      Continuará.....

      Eliminar
    4. Marco Antonio Mejia, Juan Diego Tamayo, y otros, no son poetas porque escriben unos versos sueltos y los publican. Angela Garcia si es poeta, y por lo tanto no est}a en esa lista de malitos.

      Eliminar
  55. El Mudo beckettiano.19 de enero de 2013, 7:03

    A mi me gusta el Manifiesto del Neoberraco. Cuándo publicarás la plaquette?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gajaka Extramítico19 de enero de 2013, 7:08

      La risa III. Juana I, la enlagunada y Manifiesto del neoberraco por Endimion este año-

      Eliminar
  56. Mas malos:
    Olga Acosta, los del periodico el Gaviero, Mosco en Leche, Victor Gaviria, Ines Betancur,

    ResponderEliminar
  57. Quien es Mosco en leche.

    ResponderEliminar
  58. Domador de minotauros.20 de enero de 2013, 10:07

    Quién pregunta?

    ResponderEliminar
  59. Qué diferencia hay entre el cuerpo muerto y el espiritu?

    ResponderEliminar
  60. Demóstenes Atehortua osea nada.20 de enero de 2013, 10:15

    Espiritu es vida, y si la tiene la piedra y el árbol frondoso. el cuerpo muerto se va alejando como si nada
    como si nada.

    ResponderEliminar
  61. Y el Horroris Causa DE NUEVO para Gajaka y Oscar Mario Estrada, el uno se cuida y el otro no, jejejeje.

    ResponderEliminar
  62. Mónica Mosquera, New Jersey21 de enero de 2013, 4:22

    Te lo he dicho, mil veces, que tu mejor amigo, sea este oficial, llega a hacer tu peor amigo, puede que enemigo no, pero la decepciones matan. Entre el machismo "gay", y la heterosexualidad "enana·.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. interesante la variante; pensándolo bien esto sucedería cuando se llega a la vejez y el cerebro está bien gastadito. Yo con mi retraso mental y físico no llegaría a esto nunca, aunque la amistad terminara, para eso está la solidaridad de los que tienen el corazón manso, y su origen primero que todo.

      Eliminar
  63. Que es Heterosexualidad "enana", doña Mónica?

    ResponderEliminar
  64. la dársena de perfil21 de enero de 2013, 14:05

    Ya te había felicitado por tu cumple, pero tu madre fue sensacional, que alegría la que administraba, única y concordante. Gracias por esas fotografías en la que se ve muy mágica como dices tu, digamos todos pues, que profetisaba, zaba?.

    ResponderEliminar
  65. Nicole Sofía Vargas21 de enero de 2013, 14:25

    Profeta en su tierra.

    ResponderEliminar
  66. Un chiste de mujer, anónimo.

    ResponderEliminar
  67. Teresa María, la reina dionisíaca, que tomaba aguardiente hasta los 97 años.

    ResponderEliminar
  68. gAJAKIN, yo de Leon de greiff se lo que sabe un perro de Kant.

    ResponderEliminar
  69. Mosco en leche, no fui yo quien te puso así, perdona, pero ya lo sabía, pues eres de esos nuevos poetas que no leen a nuestros poetas grandes, y ven a Greiff como un europeo, y que por eso escribe asi, falso de toda falsedad. Eso mismo se le inculcaba a Guillermo Valencia, la otra cara de la moneda con León de Aldecoa.
    También me dijiste que no leerás El Quijote, ni a Ulises de Joyce. Pero lees a Alejandra Pizarnik, y ahí si hay un equivoco, porque para entender a la bonaerense hay que leer a los anteriores, digo yo, emocionado.

    ResponderEliminar
  70. Quién es Mosco en leche, pues este chisme gajakudo, merece primera plana, y quién es la mesa que escribe, la quinta esencia, cadavereto, ºººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººº

    ResponderEliminar
  71. Cabra con cencerro22 de enero de 2013, 13:43

    entremos en materia fecal los tropos de tan viruelo Blog

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entremos en materia, como dijo el gusano...

      Eliminar
    2. Eres Mosco en leche, te felicito tu variante patas arriba con los amigos.

      Eliminar
  72. y como va el Manifiesto, seriamente. Nos interesa su parte colaboradores, hagan mejor su trabajo que tu, verdaddicha.

    ResponderEliminar
  73. Cabra con cencerro, eres lo mejor de este blog ciruelo.

    ResponderEliminar
  74. lA FRASE DEL MES:Qué es Heteroxesualidad "enana".

    ResponderEliminar
  75. la dársena de perfil22 de enero de 2013, 15:54

    Que Anabel Torres, "agotó la anchura de su cama", es de lo peor que han escrito en este: mala mierda Gana.

    ResponderEliminar
  76. de la cama". Que desprecio por el odio que le tiene a Vásquez.

    ResponderEliminar
  77. Fantasma de la opera22 de enero de 2013, 16:09

    aNABEL NO ES HETEROSEXUALIDAD ENANA? Para que lo sepan de una vez, o todos.

    ResponderEliminar
  78. Laura la de Cúcuta22 de enero de 2013, 16:37

    Qué más de León de Greiff, amante de Anabel?

    ResponderEliminar
  79. No, María Mercedes Carranza, talvez por la cercanía con el poeta musical Don Berebundo el Lelo.. La Bogotá suicida estigmatizada con Silva, que fue asesinado. Tremenda casta colombiana, asesina.

    ResponderEliminar
  80. Hare Krisna, Hare Krisna, Krisna Krisna, Hare Hare.
    Hare Rama, Hare Rama, Rama Rama, Hare Hare.

    Hare Krisna Sidharta, Hare Krisna Krisnamurti,
    Hare Krisna Yogananda. Rama Ricardo, Rama, Teresa María,
    Rama Lorenzo, Rama Winehouse, Rama Barba,
    Krisna Krisna.

    El poema de la semana, para el silencio técnico de ahora.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. pal el avion, si, me gusta.

      Eliminar
  81. Gajaka Extramítico23 de enero de 2013, 12:47

    las puertas ventanas agoreras, vuelan como aves, no son ellas las que cortan la leña.
    Por
    las puertas ventanas agoreras vuelan como aves, no son ellas las que cortan la leña.

    ResponderEliminar
  82. La foto del siglo, queri do. Deyzy Zulu, mamaci ta.

    ResponderEliminar
  83. lo escogieron, le arreglaron un ojo, y parecía sexy,
    pero después del filme daba pena acariciarlo.

    en todo caso, se resuelve, por escogido.

    y asi asi asi, y podrías triunfar.

    ResponderEliminar
  84. Le cambiaron el cerebro lo trastornaron, no tuvo la suerte del otro amigo, que siempre conservó intacto su cerebro, es un decir muy gueno.

    Pero León y Anabel, es posible a sus veinte.Como yo y todos ustedes.

    Pero quedaremos en el olvido por culpa de una contradicción maoísta o liberal?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. maoísta a estas alturas de la vida del siglo XXI?
      LIBERAL, SI, PUES CASI TODOS LO SEMOS.
      INDEPENDIENTE, LA PERRA Y MIS RENCOS
      RENCOROSOS.

      Eliminar
  85. Mi querido bardo Gajaka o Harald el clarisimo
    has metido el diente en el Leon y el rabo
    entre las piernas;
    que falta de dieta hermetiana;
    has perdido a las bacterias florales
    por ganar un osito.....

    ResponderEliminar
  86. Entre febrero de 1910 y julio de 1911
    T.S.Eliot escribia The love song of J. Alfred Prufrock
    y en 1914 con tinta de otro costal Leon de Greiff dibujaba
    su Diminuta balada desolada...
    como dice Rolando La Serie
    cambia el paso que se te rompe el vestido

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mónica Mosquera, New Jersey24 de enero de 2013, 16:50

      No es perfecto
      pero es perfecto.

      Eliminar
  87. Siguiendo a Cordelia Fine, "Nuestro actuar depende de lo emocional más que lo de lo racional"; deberíamos tenerlo más en cuenta a la hora de juzgar a los demás.

    ResponderEliminar
  88. Tesis y antitesis.24 de enero de 2013, 16:46

    A estas alturas del paseo o paseíto, Anónimo, ha fenecido por su falta de imaginación, y por estar atacando al Gran gajakudo, que con León de Greiff en su manga le ha cogido milla y media a los enanos bartolos que se arrodillan a la mierda por falta de fe.

    ResponderEliminar
  89. Vuelvo y aparezco porque sé que les hago falta, se nota, pa ponerle picantico a la tontera. La verdad es que quedé anonadado, drogui con la soberbia inteligencia del Gran Kagajudo perdón GajaKudo, que como Proteo con sus mil formas (y nombres) alimenta el cholito su bo...blog. Disculpen mi gaguera y mi ausencia, me siento como embartolado (no sé que es eso), como sin fe en este maravilloso bodrio para el cual escribo. No puedo seguir, estoy abrrrrrrumado...

    ResponderEliminar
  90. Para Tesos y Bostezos

    nosotros los mediometraje sin pulgadas felinas (ni de leon ni de gato)
    estaremos con la mierda hasta el cuello
    pero sin la paisa Fe de los que gargarean con la Kaka
    vaya paseito tan cagalitroso

    ResponderEliminar
  91. amigo de guardar la menuda insolencia25 de enero de 2013, 4:11

    El neoberraco cuaja, y la puntica se clava en el estomaguito
    pobres enanos de hoy, pues saben que con media pulgada más habrían
    conquistado a la vaca tronera de vecina, limpia, de honguisas resultados venereos,
    y se la pasan apagaditos, explicando orgasmos que no han tenido NUNCA.
    Pregunta, que me gano yo con saber que asen y hacen son diferentes, vow,
    que con la musica apago el fosforon?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Que cuaja cuaja (ya era hora),no es sino irle dando manija, ordeñando el trompirojo" Así hablaba Calostro.

      Eliminar
    2. Juana I, la enlagunada25 de enero de 2013, 7:39

      Bueno mi mijo, se dejó pillar, ya se quien es "busted" y me da pena, que solo tenga este medio para expresarse, y no agote otra personalidad heterónima.
      Mira si alguna vez nos quisimos, porque eso quedará claro en mis Memorias carolingias, no se porque ese ataque a este pobre tartamudo poeta que soy yo.
      Ya vez, conoces a mas de un `poeta neobarroco y neoberracos por este cagado blog. Y cuando salgan mis memorias escóndase por esos cerros del ayer y quizás del mañana para que grite: gajaka es un hijueputa!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!, como dice que fue mi amante!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!, malparido!!!!!!!!!!!!!!!, hijo de puta""""""""""""""""""""""""!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!, porque tuve que conocerlo por mi intereses literarios ya que no quería ser arracachero, y esto es un decir, para alguien que cocina solo huevos con arepa. Y se derrite pendejamente por las pelaitas peladas y pelados bilingues, esto también es un decir, ya que tu conoces mis metáforas.
      Será una venganza dulce para mi. Estamos?
      Bueno si no eres tu es el otro, ambos enanos. En cambio yo sigo con mis 172 cms, y 22,5 de lo otro.
      Ay como estamos pasando de gueno.

      Eliminar
    3. ¡No pues pobre tu! La mismísima arrogancia disimulada. Tate tranquilo….so….so….Podés hacer con tus fantasmas que ni entiendo, lo que queráis en tus desmemorias que seguro serán un bestseller nacionalgas… ¡Oh gran Kagajudo!…Seguí chocheando…No te angustiés pero voy a tener que salir de aquí del todo…El tedio tiene un límite aunque a veces pienso que cuando te puyaba pasábamos hasta gueno. Ah, y es con vos (y tus infinitos nombres) que hablo, no me interesan los “paliques” con naides más. A veces caen las mosqueras en la leche. Chao pues….

      Eliminar
    4. ...o en el calostro...

      Eliminar
    5. Gajaka Extramítico25 de enero de 2013, 10:57

      Espero que hayas conseguido.

      Eliminar
  92. Asi hablaba Cagliostro.

    ResponderEliminar
  93. EL NORTE
    Yo soy el viento que escarda las espumas del rompiente,
    el que riza al galope la blanca crin de las aguas,
    el que atruena a rachas y golpes de mar esa concha marina
    en forma de anconada.
    Soy el rebaño de focas en la banquisa, mugiendo con el claro
    de la luna,
    la sombría silueta de la escarpa barbada de mergos y piqueros,
    serrada a contraluz del crepúsculo, como celeste llave.
    El breve arcoíris que nimba las olas arboladas que baten
    en los riscos,
    el lirio de las aguas sobre la cubierta de la barcaza náufraga
    a medias en la gola.
    Yo soy el bagre encovado en una hendija de escollera,
    asomando a la bajamar su lacio bigote,
    soy el curvo trazo de la tonina a ras de las aguas del estuario...

    QUIEN ADIVINE EL NOMBRE DEL POETA DE ESTE POEMA, SE GANARÁ UN BESO AZUL.
    YA QUE SERÁ EL PRÓXIMO POETA DEL BLOG.

    ResponderEliminar
  94. Mónica Mosquera, New Jersey25 de enero de 2013, 8:14

    Para un imbécil como Anónimo, este poema es un galimatias.

    ResponderEliminar
  95. QUE TAL ESTE OTRO EN PROSA. y NO HAN ADIVINADO QUIEN ES. PONGANSE LAS PILAS.

    1

    En un cóncavo tepalcate —que una vez formara parte de un cántaro de greda— carbonizaste una raíz cortada en tiras finas de devilansogala y otra de negogoba, junto con las plumas de una gallina negra (también con las vísceras del ave, pero no con su sangre).

    Con esos ingredientes hiciste un polvillo, que conservaste después en un casco de bug sellado con una capa de Sebo de Caridad.

    A la primera luna amasaste con grasa una pequeña porción de ese polvo y, con el emplasto formado, embadurnaste tu seno izquierdo, enfermo de cáncer, noche tras noche, durante tres semanas, hasta que sanaste.

    ResponderEliminar
  96. Mónica Mosquera.25 de enero de 2013, 9:15

    Gajakita, quién es Mosco en leche, please, por mis nalgas perfectas en Realidad Aparte!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  97. NO te redime ni Jose Luis Rivas

    ResponderEliminar
  98. El beso azul se lo da a la cabra con cencerro...

    ResponderEliminar
  99. Otero Gotero se ganó el beso azul, porque el negro está prohibido por el mamertismo de Camaguey.

    ResponderEliminar
  100. pero a Mosco en leche le gustaba el beso negro, pero como anda ahora con héteros, mejor se queda como lameculos, algo de lo que el poeta Jenao abominaba en los 70s.

    ResponderEliminar
  101. por que todos los cantaros de embarro terminan en Cuba?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Porque en Camaguey prohibieron el beso negro, y allí el 90% de la población masculina era gay y ese era su plato favorito, el beso negro, hasta que llegó Fidel o mejor el Che y mando a parar.

      Eliminar
  102. Una pista:
    Mosco en leche tiene gafas
    es enano
    mete coca con sus amigos "famosos"
    su poesía es malísima, y él no sabe. Le importa un tiro
    Tiene un gemelo, que escribe mejor que él.
    Esto último es un despiste.
    y como está tan bajadito.
    escusas.

    ResponderEliminar
  103. Y Adriana Mora si sabe de bajaditos, porque ella es la primera, enemiga de Darío Ruíz Gomez, claro, hasta detesta al Gajaka por una contradicción sobre la tecnica antes y despues en el cine en un encuentro recientemente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creo que sea esa, es otra que a lo mejor lee poesía, Adriana Mora, la otra, no sabe sino de cine.

      Eliminar
  104. Gajaka Extramítico25 de enero de 2013, 18:25

    Escribía Horderlin: "la poesía es un juego peligroso". Hay nos vamos entendiendo.

    ResponderEliminar
  105. Álvaro Mutis sobre el amor, extractado del blog de Gustavo Arango25 de enero de 2013, 19:15

    El amor

    No hay otra cosa que el amor. Acuérdate siempre de un verso de Walt Whitman (lo digo siempre en la traducción de León Felipe, que encuentro muy bella aunque no se ajusta exactamente a las palabras): “El que camina una sola legua sin amor, camina directamente hacia su propio funeral”.

    Lo que no hagas por amor pertenece a la muerte.

    Álvaro Mutis

    ResponderEliminar
  106. El autor de esos dos poemas es José Luis Rivas, mejicano. A mi no me gusta mucho pero si dices que es neoberraco, haya usted.

    ResponderEliminar
  107. Gajakudo, publica a Alejandra Pizarnik y a Antonin Artaud, para que te des cuenta que son iguales.

    ResponderEliminar
  108. ya estan los felpudos poetas con el gusto del chupete en la boca...

    ResponderEliminar
  109. Mi querido Gajaka

    le transfiero mi premio no metálico
    al senor Antonio Curis
    pero que sea un beso rosa y con bigote

    ResponderEliminar
  110. Gajaka Extramítico26 de enero de 2013, 10:09

    oh oh oh
    Curis, agacha la cabeza, y piensa: por Serrat.

    ResponderEliminar
  111. Yio propongo a Eduardo Peláez, el doctorcito en poesía. O a su esposa mística, Margarita Cardona.

    ResponderEliminar
  112. Yo propongo a Noel Jardines, el de Santiago de Cuba.

    ResponderEliminar
  113. Y yo a Rómulo Bustos, seleccionado en 1986 como el más promisorio poeta de la Costa Atlántica colombiana.

    ResponderEliminar
  114. Matilde está muerta.

    ResponderEliminar
  115. Todos iustudes son unos Mini Mi, jugando tenis.

    Hollywood ha revelado que la actriz Keyra ("Madame Bovary"), fue clonada de Winona Ryder.
    Que tal les quedó el ojo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A propósito de los poetas malitos y narcisis de Medellín y aledaños, medio medio se salva, Darío Ruiz. Orlando Gallo, por su gran esfuerzo, el Gran solitario. A Robinson lo salva sus redenciones, mucho mejor Gustavo Adolfo Garcés, que si salió de Li Po..
      Pero como tu y otros han dicho: Medellín y aledaños, puros copistas.

      Eliminar
  116. Si fueras loca, dirías: Hay me cansé, como hacen otros poetas maricones. Pero los de Cali son los mejores.

    ResponderEliminar
  117. realidad al revés: dadilaer27 de enero de 2013, 10:20

    Me gusta el poeta del centro de Medellin "y aledaños", Carlos Bedoya.

    ResponderEliminar
  118. En este 1913 se definen las tendencias en la literatura y el pensamiento occidental, que cada vez más se va uniendo o globalizando y ya no hay tres mundos, sino uno y muy chimbo.
    Neos ante la amenaza del neonazi.
    Barroco Berraca es la tendencia mayor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las tendencias de esta Década querrás decir Santiaguito.

      Eliminar
    2. Quiero decir 2013.

      Eliminar
  119. Tanto va el cántaro al agua27 de enero de 2013, 13:36

    Me gusta más David Huerta que José Luis Rivas. Caminan juntos pero se desplazan torcidos por "los senderos que se bifurcan".

    ResponderEliminar
  120. Un poema de Carlos Bedoya28 de enero de 2013, 15:09

    MENTIRAS TUYAS

    Tened piedad de mí, viajero ya
    de tantos viajes sin valijas.
    Henri Michaux

    Pieles nuestras, pellejos,
    se extienden sobre nenúfares
    no obstante el cotidiano
    hundimiento del sueño

    Nos despierta a veces
    el fragor que ronda
    raquetando a los músicos

    Retorna más tarde un aria
    perfumada por la parálisis

    Madrugan sacando pecho
    bromelias
    saliva púrpura
    anudadas al verde oliva
    de tu garganta

    Ave fénix sin aire
    sin más que nada

    Carlos Bedoya

    Sacada del blog de Emdymion Editorial.

    ResponderEliminar
  121. Poema de Carlos Bedoya28 de enero de 2013, 15:14



    Todos hemos intentado alguna vez vivir al interior de una canción. canciones donde la gente se muere de amor. canciones de personas en fuga... siempre he deseado vivir al interior de las canciones y no regresar jamás. TOM WAITS


    MEDIALUNA

    El amor puede tener un fin
    y la amistad no.
    Juan Carlos Onetti

    Media luna
    yeguas abrevan nubes
    de insomnios ávidos
    El sol pasea
    su esqueleto
    en el ordeñadero
    a oídos sordos
    del jardín risueño

    En la quebrada
    un rumor frenético
    descalza sus pies
    en llagas

    De la cuchilla
    descienden espinales
    tarareando
    valses infestos

    Aquí yacemos
    saboreando la niebla

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Guauuu, que belleza, preferiría el tinto sin azucar, y un poquito de miel. Saz, se hace.

      Eliminar
  122. Me gusta to munch Carlos Bedoya, si es el poeta de Medellín, del centro que ahora está mal, no quieren a los poetas.

    ResponderEliminar
  123. El amor puede tener un fin
    y la amistad no.
    Juan Carlos Onetti

    ResponderEliminar
  124. Buches!, te pegas de un avión fallando.

    ResponderEliminar
  125. El sonsonete, claro el sonsonete.29 de enero de 2013, 16:03

    Mira Omar, tu te sientas y les hablas de Harald el oscuro, el clarisimo, y los estupidos oidores, o los que no oyen nada, que son miles, te traban la trava o viciversa, y les los otros relatos, ojo, se caeran los puentes del absurdo ese de no oyen nada ni ven ni rintintan turulu

    ResponderEliminar
  126. Gajaka
    por que no tomas y archivas las lenguas dactilares
    de los que babean en tu blog
    porque de tantos anonimos queda el mono en seda fecal...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Osea que te importa un culo Gombrowicz.

      Eliminar
  127. Gajaka Extramítico29 de enero de 2013, 16:50

    Una manera de ser feliz es encontrarse con esos anónimos y decirles en la cara, siempre terminan igual.

    ResponderEliminar
  128. una de las conclusiones de POESIA 7,1:
    que los marihuaneros desde Barba Jacob son mejores que los cocaineros, estos notan su diferencia, repito son mejores, son mejores amigos. mezclada la una y la otra solo un super man puede. conozco uno.
    gran sorpresa los dos poemas de Carlos Bedoya, la dama de los cabellos ardientes lanza su sonrisa top 10.
    pero fue la sorpresa cubana en la lectura de león de greiff, y no se diga más.

    ResponderEliminar
  129. que tal los cocineros con delantales pespunteados; adictos a los ripios de oregano y al tomillo machucadito,

    no son amigos contundentes del pan sin levadura y del panadero con calentura?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ay tienes raz
      on, pero son hindus al fin y al cabo de la esperanza, que ya vale huevo.

      Eliminar
  130. Gajaka Extramítico30 de enero de 2013, 15:12

    oregano y tomillito, y a escondiditas, semejante religion.

    ResponderEliminar
  131. "el panadero con calentura" me tumbo de la silla. Ojo con los caballos extraterestres, comprados por la niña desde el balcón.

    ResponderEliminar
  132. PREMIO IMPISBOL IMPOSIBOL IMPOSIBOL, a la foto de los caballos extratererstres, pues tres minutos después no estaban a la vista.

    ResponderEliminar
  133. El Mudo beckettiano.31 de enero de 2013, 15:51

    Sino publicas el Manifiesto del Neoberraco, que está bien controvertido, no truculenta pero si turulu..., te van a comer a tarrazos, o sino pregúntaselo al buey con tarro.

    ResponderEliminar
  134. A mi que me incluya como una de sus bastardas, criando a tres niños de la Cortina de Hierro.
    Manifiesto del neoberraco, la berraca de culo que dios me dio al nacer, sirviÓ para alimentar medio Atlanta en sus primeras noches de METRÓPOLIS.
    y que de sobremesa latina me den al Mudo de Beckett para bañarlo con caca de ukraniano, alimentado de papas peruanas.
    ji ji ji.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. tienes que ser una loca tremendisima.

      Eliminar
  135. Ni chibcha, ni limonaa31 de enero de 2013, 17:36

    Y que conste que El Ché se ve muy hermoso viendo a Boris De Greiif jugar en La Habana en un campeonato mundial de ajedrez.

    ResponderEliminar
  136. Me disculpan poetas malos, por haberlos puesto en la lista negra, pero es solo para estén a la altura de la política de Sergio Fajardo, Antioaquia la más educada y la más poética, y ustedes con esos poemas tan simples y guevones no irán a ninguna parte, talvez a Irán para ser quemados por los filósofos persas.
    Tengo otra lista para que se agarren de las pelotas.

    ResponderEliminar
  137. Cebolla y pimienta2 de febrero de 2013, 6:15

    Hay poetas copistas que tienen algún rango dentro de los poetas, casi siempre lo hacen porque su imaginación razonada no les permite crear algo nuevo o de acorde a las tendencias vigentes o continuadoras como el surrealismo.
    Los copistas, llamados fotocopios por los círculos literarios, van muy campantes robando aquí y allá y se reconsideran "ladrones nocturnos", pobres cafres, son diurnos.
    Abandonan la poesía para dedicarse al cuento que dizque es más fácil, y mentira, allí no triunfan o salen adelante más que dos o tres cuentistas por país-
    En Colombia los costeños son casi todos copistas, pero es en Medellín donde abundan cuando tienen nombre y fortuna.

    ResponderEliminar
  138. Los costeños, siempre ellos, y ellas, tan largas, puntiagudas y puntiagudos, uhmmm ni que decir más esto eso aquello tienen un inmenso corazón de tarro, querido Buey con tarro.

    ResponderEliminar
  139. Ex amigo de Mosco en leche, pero del primero.2 de febrero de 2013, 14:57

    dejense de peleas, que mi profesora Oliva me pone de abogado del diablo, y de la virgen, aunque no se como, pues todas se parecen. el polvo de su cara para una larga actuacion, y sin mejorar embejecen.

    ResponderEliminar
  140. Felipe de Asturias2 de febrero de 2013, 16:14

    Ahora si entiendo porque Gajaka es el poeta millonario. Alza la copa, come carbohidartos al vapor y cerveza negra. Las artrosis lo cercaran hasta la ..........
    Como la madre.

    ResponderEliminar
  141. Es que no encajo en un cuento, una semblanza si, pero vaya, han desaparecido los buenos para eso, semblante divino, inmisericorde, semblante de un poeta en cuartilla y media, maximo dos ters cuartos.
    Tengo mi apartacho como casa de madonnas,
    pues,
    puede usted venir.

    ResponderEliminar
  142. Feliz cumple para los del 3 de febrero, algunos son raros, y bien raros, pero otros son simplemente la hormiga atómica.

    ResponderEliminar
  143. La derecha del hombre celoso
    la izquierda del hombre celoso
    el centro mismo del ser.
    Centro izquierda
    Centro derecha
    Centro independiente
    Centro y neutro.
    Centro between.

    ResponderEliminar
  144. Lo que mas me gusta de la foto, que esfuerzo he hecho, es el reloy de los muertos, del brazo de José Manuel Arango.
    Ay me canse.

    ResponderEliminar
  145. Mira Gajaka escribe tus Memorias, serán únicas, las mejores. Tu lenguaje locuaz y sincero agrega a cualquier obstáculo que encuentre el lector, te lo pronostico. Armado de valor te refrescaré la memoria de cuando editabas a Realidad Aparte con Comas y luego con Alonso Mejía. Primera Vida y la Segunda con beca de Venezuela.

    ResponderEliminar
  146. Gajaka Extramítico5 de febrero de 2013, 12:27

    De Venezuela no recibimos ayuda como Becas y eso, solo que Juan Liscano me prometió pagarme el pasaje y una estadía en Caracas, desde Nueva York, para presentar Realidad Aparte Segunda Vida, pero se murio en esos días. La plata salía de un dinero, millones de bolívares que le había dejado Rafael Caldera al poeta para fondos para artistas, y eso se quedó así.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. pobre bobo con semejante absurdo.

      Eliminar
  147. Toma por testarudo5 de febrero de 2013, 15:03

    Cagón
    pipi
    popo
    pipi
    popo
    lengua
    lengua lengua
    pipi
    pipi
    lengua
    lengua
    lengua
    popo.

    ResponderEliminar

Gracias por los comentarios enviados con tu cuenta de Gmail, y por enviar textos para esta secta abierta de la pequeña Andrómeda con cebollas en el mundo celeste. Si no la tienes la puedes sacar inmediatamente. Textos pueden ser enviados a gajaka@hotmail.com. e hilario.aquiles@gmail.com