martes, 19 de junio de 2018

Cemi nario V, Paradiso, no se vayan a volver unas maricas, por lo de seminario marista, y no marxista. Gracias a la aclaración de Comas.



Lezama Lima y Manuel Pereira, en una de las sesiones del curso Délfico, diciembre del setenta.

Lezama Lima en el bachillerato cubano, es una perfecta cannabisball.

Por Gajaka Extramitico

No hay mal que dure 101 Cemi nario. Muerte a ese estratega, que solo come galleticas con vino mezclado con agua, ni más ni menos que en la corte de Lezama. Góngora entra gratis todos los días, no tiene chiste, el innombrable que poco nos habita, un barco entra a la bahía brava, se llama San Juan de la Cruz, es chiquitico, pero trae los combustibles de Miami. Ja, las polillas peludas todo lo inundan. Siéntese y hablemos del dragón.

Tengo el libro de todas las religiones, sagradas, el taoísmo que te retrotrae, hacía naufragios en el Atlántico, super picudos, donde va él, va su doblete de ángel dormilón. Cemi lo vió devorando una doncella, mientras hablaba Fronesis,  y esperaba una ofrenda, en cualquier ensenada, la serpiente dragón y oso. El imperio animal del Norte.
Son apenas unos muslitos, el paso de la era glacial, los cometas puntiagudos sobre la Tierra. Vean canibalistas lo sabroso con perejil.

Hasta aquí, Julián del Casal, bueno es un decir. Servía el dragón cada día al Árbol de la muerte una carreta de piedras. Total agradecimiento. Y el lago profundo de la Atlántida, donde gozaría de gran aprecio. Cemi ve el Juicio Final. La tenebrosa frase de Jesús: Ay de las mujeres lactantes,  y de las embarazadas, porque serán pasadas a cuchillo, en Jerusalén, piensa Lezama (Cristo convocará a las alimañas y a las bestias del bosque, y habrá tiempo para que el Maligno prepare una de sus tetras).

El fatum, tu mano a mano con él. Las pruebas reinas del bachillerato en Upsalón. Y mientras tanto el eros y los daimones. Y viene la cosa rosacrucista, san Marcelo hace de san Jorge, y solo toca la naricita del dragón (y este sonríe), mientras el san Jorge renacentista lo clava al piso con la lanza. No voy a repetirlo, la verdad tiene otro gigantesco numeral, lo sacralizado por el catolicismo medioeval.


Lezama Lima y el reportero Iván Cañas, 1969. El fogonero.


II

Los caminos de esa hipertelia, vienen dados por el desvío sexual (Paradiso, capitulo IX). Ese ver delante, el otro que lograría su objetivo paradojal, imponerse sobre los otros, no más creación a base de un dogma. La nueva especie justificaría toda la hipertelia de la inmortalidad. Ahora es Foción que la defiende.
Vienen los catáricos que no tenían ningún contacto con la mujer, aunque la desearan, algo que los trovadores veían como herejía:

V

Tiene la duda sobre un punto
y mi corazón vuelve siempre a su angustia.
Todo lo que el hermano me niega,
me lo regala su hermana.

Lezama en la búsqueda de la Hipertelia de la inmortalidad y de la resurrección, nos presenta al heresiarca demoníaco, Barba Jacob, condenado en 1507, y que abominaba de la mujer, y profetizó que las mujeres tendrían hijos sin varón.

Y otro Barba Jacob, el poeta colombiano, que llevó la marihuana a Cuba, a los poetas españoles que estaban allí en 1930, Lezama tenía veinte. Porfirio Barba Jacob, que también abominaba de las mujeres, Lezama lo ve, como un poseso frígido. Lo iguala a los Piedra Celistas poetas colombianos, una poesía oficial, y de un modernismo tardío imnecesario. Todavía esperan al cisne para estrangularlo.

La transmutación de todos los valores, monumento a una verdad y a una crítica que Lezama hace a Nietzsche, en materia religiosa, o la plenitud de un sentimiento  o de un resentimiento, una reacción ante la cual media humanidad abortó en las dos anteriores guerras mundiales. Pero hay el espíritu errante, del que nos ocuparemos en el próximo Cemi nario.\\



Gárgola de la catedral de Salamanca.


Espíritu Errante de Zaratustra contra espíritu objetivo de Hegel.

Dice Lezama (Cemí), capitulo X, que hay dos Nietzsche, con una certeza que no deja escapar el mito de carne y hueso de un tal Claudio de Lorena, suena muy sofisticado, el que maneja el Nietzsche que no le gusta a Lezama, y ese profesor de 24 años que renuncia a la academia, si, pero es el de fuera de la ley, que pierde los motivos de lobo estepario, ve el mar sereno como los griegos, pidiendo el sacrificio de Efigenia, para zarpar a enseñar el mito del rapto de la semidivina Helena

Fritz, Odia a Hegel, y por supuesto a Marx, Nietzsche no se salva, su Zaratustra es un barco de condenados, no es espíritu objetivo de Hegel, tanto para derechistas como para la izquierda, media el sabor de la mermelada en el abismo insondable de su cuerpo enfermo, ávido  de hambres que se sacian, y por lo tanto no es el alma hipertelica, que es sosegada, creadora de su gran espíritu en el determinismo de familia. Siempre va adelante, inocente, ver delante.
Fronesis no aguantó tanto de Cemí, y lamentó la ausencia de Foción. La misoginia de Nietzsche para altas figuraciones en la noche. El desprecio por todo el que sufre, en la la raíz de sumisión. 

A Hitler le pareció genial, y se las aplicó a los judíos, que antes habían sido Mediterráneos... Cómo política incorrecta de un narrador que se oye a sí mismo. Lezama explota, cómo explotó Borges.



domingo, 10 de junio de 2018

Cemi nario IV, después de un largo receso, causado por un virus asombroso en mi vida, pero retornamos amazando disparejo inteligentemente absorbiendo el estilo, entre Proust y Joyce, en la Novela Paradiso, capítulo XI.

.
Capablanca chico.

Lezama metido de lleno en su novela Paradiso, Capítulo XI: La vieja frase adivinatoria, el ver delante, lo acompañó desde que salió de su casa por la mañana, Cemi salió viendo delante a Ricardo Fronesis.

Por Gajaka extramitico

Todo en curso va tomando sus juegos pitagóricos, del uno al siete, los cursos délficos de Lezama Lima, que incluyen leer, entre otras cosas, George Santayana, desconocido fuerte de la filosofía y la novela, desde los tiempos de la revista Orígenes, quién se imaginaba el mundo en lo místico, en el discurso de cada uno.
 Y si Cemi es Lezama, y Fronesis, su alter ego, vale la pena tirar las monedas gastadas. El gladiador asmático, la representatividad superada del post romanticismo, el sexo del espíritu santo (barroco la tecla en la corona del mago), que a veces nace y se reproduce o te deja a espensas de una inmortalidad, que se traduce en larga vida. El tercero, es según la historia, Foción, con su impotencia en flor, lo mismo Fronesis, y del desdichado Cemí, la gloria de la poesía reunida.

Sube como la sonata para chelo; si el chelo nos transporta al pasado o al presente. Si es pasado que se sabe, se sabe, y si es presente con futuro, vaya y compre las boletas para el show. Chelo sonata 3 de Beethoven.

Cemi se prepara exaltado su espíritu codificador a un encuentro, que es suma, canon, la hipertelia (el ver delante), no solo de su mejor amigo, del amigo en primera plana). De su Baldovina, Rialta, la abuela, su padre muerto, y los suicidios que no suceden en este Paradiso cubano.


Lezama Feliz.

Metáforas en forma de toneles vasijas ánforas vacías. Mi maestro.
es maestro de otros, no hacemos ni una tríada.

Los números que cuando llega a cuaternario, ya se han perdido varios, yo. Un estructuralista francés te increparía, vaya miedo a las matemáticas, pero esto así y paca, es cuarto de bachillerato en Upsalón. El 36.

Baja Cemí la calle Obispo, las cortiticas al malecón habanero. No hemos visto todavía, la visión del arte, al primíparo en el escenario, todo un primate mate, seguro, presenta Gritos y Susurros de I.Bergman. El profesor francés se retiró de la sala, y triunfaron los del bando de Fronesis. Bajaba el ser con el ser, y el ser, ante esos tribunales del Príncipe de las Tinieblas de Alfred Jarry.



8 maestros de Faustino Bocci.

viernes, 4 de mayo de 2018

Sobre Lezama Lima, Cemi nario III, el encuentro de los tres (Cemi, Fronesis y Foción), el anticipado reino de la imagen en la conversación.





J.L.L. por Jesse Fernández, 1956.

Tercer Cemi nario sobre Lezama, La suma de poquedades.

Hasta el momento no has dicho nada, nuevo, neo, quizás no: salimos de la Atlántida (no la novela del mismo nombre de Pierre Benoit), sigue mortificando, dos divinidades uranas en el centro, tao te quieto, un clown en sus mejores óperas, del rey Narciso Y. Seguimos con Paradiso.


Por Gabriel Jaime Caro (Gajaka, el extra (s) mitico)


Discurso neoberraco y tal

La noche de los sahumerios (los polvos que llamaban Abisinia Exibar, que hacían más llevadero la enfermedad), la cama y el asmático virtual del hijo por herencia del padre Cemí. Tan sorprendente asfixia incrustada también dentro de los Andes. Levita en sus emociones, es un globo metafísico al otro día. Out, está dopado.
El clown puede dictar su conferencia al final, de la belleza ante los espejos y la cópula. A Cemi, Fronesis y todo lo que significa en griego filosofía, Foción que hace entrada a la fiesta con algarabías. 

Todo tiene su signo escatológico, la cámara de gas. Oppiano, Eco.
Vestido de arlequín Quevedo, entrando y saliendo por la misma puerta de palacio. Y nosotros en Paradiso de J.L.L. su décima lectura para el doctorado.

A tramontana casi al final de capítulo IX, esos tres invisibles con el cristal de roca, cruzan la mancha en la esfera. Los cromosomas de juntan, el arte del japato, del último japonés, ya a la postre se sabe quién es José Cemi, pero no Ricardo Fronesis y José Foción, y Lezama que le ayuda a todos, sobre todo a Cemí, pobre pitia, el verso estelar mojado de tinta. La orgía de Gide, la hipertelia de la inmortalidad.

Ya sabemos las calles, la ubicación de Upsalón que es arrastrada por la turba de estudiantes, primera revolución estudiantil, conferencias en la completa ubicuidad descartiana pero de calabozo. R. A. llama a Joseíto y le pregunta por algunos ejemplares de Orígenes.


Lezama Lima y José Martí, por Caridad Atencio.

Pensamiento y sacrificio (C.E.O.). El eros cognoscente, las tres divinidades, por exclusión del andrógino, los nombres expósitos, San Agustin, quién era yo en aquel sacrificio, señor. Sexo de los etarras, de la diosa ocupando un trono olímpico, solo de viejas y nuevas divinidades.

¿Si Lezama era también filósofo presocrático, (Epicuro al comienzo y final de la página), que diría de los maestros del existencialismo católico del siglo XX,  de los filósofos del lenguaje, que enterraron a Kant y toda la filosofía de la Fenomenología, a parte del Sartre, El ser y la nada, comunista, enredado en el cuchitril, por un tiempo, y Ser y tiempo de Heidegger, que bailaba su cumbia otra vez desde los años cincuenta. Sartre un copietas de M.H. La ciencia parpadeaba con Freud. Solo Nietzsche permanecía incólume, con El nacimiento de la tragedia.

Entonces que no me vengan a decir que Paradiso solo es apolínea, y no dionisiaca, el salto de la rana al centro del diamante, el introito que todos deseamos conocer del conde de Villamediana. Lezama habla de un Inferno, una novela que no alcanzó a escribir, en entrevista con Ciro Bianchi Ross. Una novela dentro de otro novela, el carro viceversa frente al carro metafísico. Kant, un gin por favor.

Ah, pero el conde Villamedina si les ganó a todos, en esta Cantidad Hechizada,  El ahorcado de la Inquisición. A Góngora le toco salir corriendo de su amigo el conde apresado. Suena chistoso para el que corre con el libro en la mano.

Ni Quevedo, ni Góngora (del apropiado reino de Jesús, con su lenguaje poético (sus mensajes en clave), con sus metáforas adivinatorias), no renegaron del santo Oficio, lo más miedoso del mundo, tus propios hermanos te denunciaban por heréticos (J.H. Elliott). Un procesado en 1864, no recibió el indulto de la reina Isabel II (hija de Fernando VII), y ahorcado en el Chaco.

Claro que predominó el Conceptismo de Quevedo y Villegas en España. Los gongoristas, cerraron la brecha del conformismo político con sus metáforas imaginarias (Culteranas), ambos cursos reinsertados en la Edad de Oro, con cola de res de Lope de Vega. Salamanquinos calderonistas.



De pronto Upsalón (Capitulo IX) se alza como una nave extraterrestre (la foto del ovni japonés de 1909) versificada, con contenidos paidisticos, el descenso de la nave, la fiesta innombrable,  1933, no llegan las noticias políticas de Europa, sino de la Rusia de Stalin, emigran los artistas homosexuales, Adolfo Hitler es el nuevo canciller, y va a exterminar a casi todos los judíos (el antisemitismo), que 500 años antes habían venido de España, expulsados por los reyes católicos, después de haber pasado por Frandes. El apocalipsis español.



Ahí toda poesía que la ignora quedará maldita y olvidada, versión (Allen Ginsberg).

Fin del discurso.

***




Cemi, Fronesis* y Foción: (El eros y los daimones), las eras fabulosas.

Habla Fronesis: El niño que después no es adolescente, adulto y maduro, sino que se fija para siempre en la niñez, tiene siempre tendencia a la sexualidad semejante, es decir, a situar en el sexo la otredad, el otro semejante a sí mismo. Por eso el Dante describe en el infierno a los homosexuales, caminando incesantemente, es el caminar del niño para ir descubriendo lo exterior, pero es lo exterior que forma parte del propio paideuma, que es esa sustancia configurativa que permite al primitivo, al niño y al poeta ser siempre creadores.

Me permite una interrupción, dijo Foción, con la fingida gravedad de los parlamentarios, que le arrancó risas a los otros conterludios: Creo (a Fronesis) que usted parte de la magia de los surrealistas, que siempre me ha parecido una forma encubierta, escondida entre la fronda de su metaforismo, del mecanismo que cae en la trampa de lo que intenta combatir, la causalidad dejada por el helenismo en la era de la madurez del Sileno.

Habla Cemí, después del contrapunteo con Cervantes y el Quijote, que aprovechó para colocar una banderilla: La crítica ha sido muy burda en nuestro idioma. Al espíritu especioso de Menéndez y Pelayo, brocha gorda que desconoció siempre el barroco, que es lo que interesa de España y de España en América, es para él un tema de ordalía, una prueba de arsénico, y de frecuente descaro.



Por ejemplo, en Góngora, es frecuente la alusión a las joyas incaicas, sin embargo, no se ha estudiado la relación de Góngora con el inca Garcilaso, en el tiempo en que ambos coincidieron en Córdoba. Los incas en la imaginación de Góngora; he ahí un delicioso tema. Las verdaderas relaciones de Góngora con el conde de Villamediana, se desconocen y se silencian, a pesar de las constantes alusiones de Quevedo, erupciones más que alusiones.

Continua: La imaginación retrospectiva, tan fundamental como cuando crea mundo o simples planetas zumbantes, tiene un placer interminable, los relatos que le hacía el inca Garcilaso a Góngora de una de las eras imaginarias, la  tierra despidiendo imágenes, tienen que haber sobresaltado los sentidos del racionero mayor, en el momento en que se llevaba una enorme ración para su metáfora y su venablera.

Cervantes y Góngora, sentenció Fronesis para sentirse más cerca de Cemí, hacen una literatura.
Santa Teresa y Quevedo hacen otra, respondió Cemi, como para no dejar el tema concluso y volverlo a reavivar. Sonó el timbre para la otra clase.

Lezama describe las lecturas de Cemí, su curso délfico, comenzando con Suetonio, en el capítulo dedicado a Nerón: un artista frustrado que hacía destruir a sus maestros de oratoria y de música, de ahí el concepto neroniano de muchos de nuestros artistas. Lo coruscante, lo cruel.

La entrevista a Ciro Bianchi Ross, de los años setenta de J.L.L.: mi juventud comenzó con la lectura de El Banquete de Platón. Estamos hablando de 1919, me prepararon para escribir. Leí el Quijote, muy difícil, pero la sentencia Sólo lo difícil es estimulante, me ayudó a seguir con este libro maravilloso del barroco clásico (diremos todos en coro).

Con Paradiso vino Oppiano Licario, el nuevo intentador de lo imposible. Mi poema Muerte de Narciso, lo escribí a los 21 años.


Y el camino hipertélico?

El acto que vence todo determinismo para ir más allá de su finalidad. La ocupatio de los estoicos, la vivencia oblicua, el súbito y lo hipertélico, son caminos de la poesía.

Añadimos el potens etrusco. Lo imposible moviéndose en la infinitud engendra un potens que es la imagen posible.Y añadimos también el latino hoc age, hazlo. El potens por la imagen hace posible la sobrenaturaleza, el virgo potens.


Ciro Bianchi Ross.

Pascal dice: Como la verdadera naturaleza se ha perdido, todo puede ser naturaleza. Yo sustituyo, dice Lezama, naturaleza por imagen. Experimento con el azar (experimentis sortes) y voy a la eliminación de todo dualismo, de la casualidad, de las categorías kantianas, de lo condicionado kantiano. Para mi el hombre no es un ser para la muerte, sino para la resurrección.

El poeta es el que crea la nueva casualidad de la resurrección. La poesía vence a la muerte.

Lezama nos confirma que la imagen ha sido lo mejor de estos últimos 500 años (Esferaimagen). Podemos comprender que esta entrevista es fundamental para llegar al estrusco de la Habana. Filosofía y poesía, Baltazar Gracián, por dos distintos senderos (versión), van unidas por el virgo potens.

*En la Ética a Nicómaco, de Aristóteles, la frónesis (del griego: Φρόνησις, phronēsis) es la virtud del pensamiento moral, normalmente traducida como 'sabiduría práctica', a veces también como 'prudencia' (en cierto sentido se contrapone a la hibris o 'desmesura').


***

Un nuevo epitafio de Lezama:

Todo perdido
nada perdido.

Gustave Flaubert



***

Severo Sarduy
------------------
Dedicatoria: A los 40 años de la revista Siglótica, Medellín, Col.


martes, 24 de abril de 2018

José Lezama Lima gana el premio Nobel de literatura, póstumo y repudiado. No podrá regresar de Estocolmo a Cuba.

José Lezama Lima


Portocarrero
                                                              Priapo.

Segundo Cemi nario (gracias a Comas por el nombre*), semi (pre) semén semilla semiótica, todas le caben bien a Lezama y su novela Paradiso.  

Primer discurso para el doctorado en Lezama Lima en el medio medo evo de la ya rancia América Barroca de espejismos.

Por Gajaka Extra (s) mitico

Paradiso es la mitología de lo que quedó de la Atlántida, y no es cualquier perreta, aquellos españoles cubanos se las traían de paraísos, en vez de obispos y sacerdotes del santo Oficio, nanas, abuelas, y con un coronel de coroneles, José Eugenio Cemí.
Nada que envidiarles la corte borbona española del siglo XIX. Vascos es el caso a destacar por todo el mar caribe haciendo su desembarco. Admirables. Hoy esos vascos ya no existen, sin el idioma, tratado de la oportunidad, de subvertir el orden o simplemente un plano secuencia de nuevas vidas en el arte.

España menos o más romana que los vascos, que se han defendido de los Francos carolingios (Roncesvalles una batalla enormísima para ellos). Un vector de protestantismo pasó por ahí a Navarra.

Don José Lezama Lima, del que dice el mudo beckettiano, que no le haga tanta propaganda, pero si es de lo que mejor se escribir. Sabía que muy pocos iban a entender el Castillo de la fuerza, y los pilares hipertélicos del lenguaje de oro barroco. La hilaridad del orgasmo musical de la orquesta, los cantos precisos y prefijos de los sijú (cucu)
 o mochuelo de sabana (aves).



Los Cemi, la otra comida (como el júbilo de los cazones cuando rodean un salmón homérico, o el rizado caballito de mar con su dórica sorpresa ante la tenebrosa cuna de las langostas),  la gran comilona, seis capítulos de Paradiso, que le costaron al poeta el corte total del vedado del faisán, ahora que no están esos cumbambones absburgos del siglo 16 y 17, y se lo prohibían por degenerado al poeta que solo vio una chispa con la revolución; un sicólogo le dijo al  comandante, es estoicismo lo que soporta ese habanero.

Venía Lezama muy orquestado de Cervantes en su escritura, como también de Fray Luis de León, con aquel lenguaje judicial de los pueblos. Quevedo y Góngora, ahora parados el uno al otro lado rascándose las huevas.

Y de dónde sacó la mitología judeo cristiana y griega, el Tao, la Italia de Shakespeare, de su grupo homogéneo; de su cerca de 10 mil libros de biblioteca. Paradiso iba a ser la venganza de aquellos carepuños que le decían maricón. Desde el más alto rango de totalitarismo stalinista, a espiítas de la KGB. Cómo no comía sino pan con manteca, se deformó (perdió toda su vergüenza). El etrusco de la Habana.

Pudiera su clásica lectura atreverse a hundir de nuevo el continente, las falsedades del espíritu ante la fe, el mal logrado espíritu científico (una risa en vacaciones), ante lo sublime del arte. Las metáforas desnudas en la cubierta a Barlovento, Martí, el ricorsi, conocido por su abuela, coronando el final del siglo XIX, es un santo como san Juan de la Cruz.

El nuevo mundo, nada más erróneo, el rasero más absurdo de que se tenga crédito. Ya en 1502, Lucrecia Borja, lucía los collares de oro junto a su corte de Ferrara, traídos de las Indias (Las indias?) ¿Cómo carajo entenderían esta vaina en los reinos de Castilla y Aragón?

Abundar como dormir no chorrea el sentido del cuadrado, pero sobreabundar es como cuando el durmiente descendido en grabado de ausente y extensión plomiza, se encuentra que la luna ha llegado al fondo del infierno.



La gran novela, epopeyitas y trompeticas al unísono, sobre la isla de Cuba. 400 años después. El neobarroco estructurado. La universidad de Lezama. Existía el Boom de la literatura latinoamericana, pero nadie ubicó esta novela entre las más maravillosas, ni Cien años de soledad le llega a los tobillos, bueno si al contexto paradisíaco, cuando el español de Latinoamérica superaba a la literatura española. Cortázar, Paz, Onetti (desde la cama). Rulfo. Mutis.

*Sugerido.

Fin del discurso.

II

El ensayo no tiene que ser una cátedra sino una catedral sumergida.  Una ligereza órfica, asistiremos a un asalto, a una orden de esculcar toda la casa, en el dintel de la gloria, sentado en el salón de clase, visión multigemela, esperando el cero, que no multiplica, ni divide, a la consagración, al mundo hechizado de los asmáticos y sus congéneres. A Yemaya, san Jerónimo..

III


El dios menor Priapo rústic
o de la fertilidad. Las ilustraciones del capítulo VIII, gracias a Loli Cienfuegos. Quién maneja a estos extra (s) miticos.

IV

Continuando con su lectura, profano es el escita que toma sol como los lagartos, hay que entender cómo la vieja Mela ( y su manteca de majá caliente en el pecho para el asmático José Cemi), de poderosa y sabiondo el barroco clásico para llegar hasta ella y la estulticia, los matriacardos deliciosos de Lezama, y de Rialta y su mitología nórdica. Luego vino el mambo, se lo repetimos a J.L.L.

Los cambios gramaticales de Fray Luis de León a Cervantes, desde el capítulo VIII aquello es otra cosa, jornadas de seducción, de antideterminaciones de tipo sexual. Mientras los jóvenes leían la novela, se creaban los campos de concentración para vagos y homosexuales, un halo de libertad ante esta represión stalinista guevarista. Lezama reía y también tragaba desprecios, Era publicaba la novela, Lezama en contacto con Cortázar y Monsivaís, sus editores. 

En una próxima entrada hablaremos de Cemí (el ver delante) y sus amigos, Foción y Fronesis. El compendio de la Cantidad Hechizada, en Upsalón.




lunes, 9 de abril de 2018

Seminario sobre Lezama Lima, en cortos ensayos. Gabriel del Casal, mi alter ego, con tres pinches de surrealistas al frente, se atreve a ser Lot.




Los poetas cubanos, José Lezama Lima y el padre Gaztelú.




Gabriel del Casal*


Para aquellos deseos de leer todo del cubano Lezama Lima (1910-1976)

Obra de Lezama Lima. Primera Parte.


Muerte de Narciso (poesía) 
Juego de las decapitaciones (cuentos)
Patio morado (cuentos)
Coloquio con Juan Ramón Jiménez
Enemigo Rumor (poesía)
Aventuras Sigilosas (poesía) 
La Fijeza (poesía)
Arístides Fernández (ensayos)
Analecta del Reloj (ensayos)
La expresión americana (ensayos)
Tratados en La Habana (ensayos)
Dador (poesía)
Antología de la poesía cubana
Órbita de Lezama Lima
Paradiso (novela)
Los grandes todos
Posible imagen de Lezama Lima
Esfera imagen. Sierpe de Don Luis de Góngora
Las imágenes posibles (ensayos)
Poesía Completa
La cantidad hechizada (ensayos)
Introducción a los vasos órficos
Las eras imaginarias (ensayos)
Obras completas
Oppiano Licario (novela inconclusa)
Fragmentos a su imán (poesía) 
La Casa de Alibi (poesía)

El Caballo mascando hojas con grillos (Dador).

I

Si usted se lee todos estos libros, tiene casa propia en Cuba. Así que decídase, hay plazo hasta el 2059. Un descansito historiográfico, a un orgullo de nueva generación.
Nuncupatoria de Entrecruzados, un poema largo de Dador, es de lo más electrizante de Lezama. Por ahí dijo alguien que el terror no existe, el terror penetra.

Extracto de Nuncupatoria....

sino surgiendo del oscuro del perdido abismático, del apretado por la oscuridad rezumante.
En la nobleza florentina coincidió lo invisible de la
mutilación y la abismada indolencia.
El ocio tiene la vigilancia de la plegaria que no alcanza el murmullo.
El ocio tiene el pez invisible, pero saltante en las redes de la planicie,
no es un paseo entre las máscaras y las jarras, sino el alborozo de los rostros en la proliferación de la música.
El ocioso ha destruido blandamente el recuerdo de la mutilación y la obligación abismática,
sabe que el destino invadirá su granja con asesinos antiestoicos y normandos.

Dos monedas juntas, en la soberbia de la misma acuñación, mal sagrado
de un rostro que se apoya en lo inútil semejante, pues sus emblemas
pierden el sobresalto de cada matiz para perderse en la indistinción tintineante.
La lejanía de cada moneda crece con el peine de estopa del primer recordado,
y su mareante sucesión se acoge al húmero blanco del febril yerbazal.
El rostro y los emblemas se muestran como la joven corintia entre el bambú y el gorrión,
y cuando una moneda se apoya sobre la otra, se borra como la quemante cera.

Quevedo y Villegas, el verdadero espejo de Quevedo, para una transformación.

Notarán, pero yo no noto nada, más adelante en el poema escribe en Nuncupatoria de Entrecruzados: En el amanecer el Ómnibus traquetea la fea hondura de su vaciedad,
Su emputado silencio redobla como los huevos de la tortuga enterrada en la arena.

Pero me confundo, estamos es en el último poema de Dador (Nuncupatoria de Entrecruzados), y el penúltimo (Recuerdo de lo Semejante). Parecen hermanitos, los dos poemas largos (La semejanza no coincidirá con lo homogéneo).
Mitos y leyendas, solo en ese trópico desmembrado, una erección es motivo de discusión toda la noche, como la yegua mala de la noche.




Impresiona como comienza Recuerdo de lo Semejante: ¿Hay una total pluralidad en la semejanza?
La diversidad multiplica con los siete martillos
terminando por ladear la lámina regada
por la luna con el tegumento de lo indistinto.

Neobarroco, y casi nadie lo dijo, sino lo dijo Severo Sarduy, desde París. Una especie de pincelada que derribe el Loubre, no impedirá la partida de uno, sin ser el otro, eterno yo, en la corriente salvadora de los inframundos orgánicos, el beso negro de Baco, La Samotracia con pedazo de un ángel para ruborizarse con la libertad.

Lo inseleccionado, cobijaba todo, y todo fue grande, como Diógenes Laercio, hay si, sin comparación, el jefe de la empresa Barroca llega en motocicleta, manipulada por el padre Gaztelu... y en motoneta donde no cabe atrás, Virgilio Piñera. Soñar no cuesta nada.




Gajaka, Comas, María Helena y Tola. Foto de Loli Cienfuegos.

Tina Turner, alcanzó a cantar en su tumba griega, con las Migajas Sentenciosas de Quevedo. Dador fue lo mejor de la revolución cubana, lo hemos dicho shempre:

La Boba: Como le pesa más el hombro izquierdo,
está allí, enredado en la reja de sus pies,
el idiota. Vuelve a su abecedario desleído,
agua con hilachas mareosas y cáscaras sedosas.
Este idiota está dañado, se entrega empujando
al revés, a los merengues corporales; babea
sobre el phalus impudicus, babea
sobre los manchones de la retrasada tosferina;
bebes sobre las tumultuosas  enmiendas  de la plana.

______________________________________________

Himno para la luz nuestra, es para leerlo mentalmente en misa, dice Lezama, De la inteligencia de la misa a los placeres de la mesa, el rayo vital no cesa
de engrandecerse con la vista.

No voy al oro final del bosque,
no escucho el trueque de quedejas.
Cierren el conciliábulo del preboste,
encadenen al puerto de Ostia.

Oculten la sortija del pez retornante,
destruyan el filtro que estaña
los extremos. Alejen la guardia
del infante a la casona del este.

Voy en camino envallado, obtáculos, el fantasma propio, acaso medicinas invisibles me hacen catarriar, unos cuantos versos para situarse en el siglo XVI, y estar suspirando por el sumo pontífice, y la mitología griega en Dador es un sistema filósofico. Quevedo y Villegas al dedillo.

Este es el motivo por el cual es difícil llegar a Lezama, hay que tener títulos universitarios, haber, en ves de a ver, leído toda la biblioteca de la casa, y si no tuvo, mameys.

Yo solo tengo el titulo de bachiller, y me ha dado duro entender y comprender sus ensayos, pero me he dado duro a la cabeza, y hay, siempre, hago mis pinitus, y mastico la fécula de creación.

Lezama Conceptista y Culterano, difícil de igualar. Delicia de un futuro incierto.


***
*Heterónimo de Gabriel Jaime Caro (Gajaka)