miércoles, 21 de febrero de 2018

El escritor y crítico francés, Paul Léautaud (1872-1956), reconocido crítico por su famoso Diario Literario. Gracias a Letras Libres conocemos este corto ensayo sobre el libro y su vida.

miércoles, 7 de febrero de 2018

Apóstrofe rumoroso, desde altas lecturas, por subrayadas, y el estilo travesti y su poder mediático, por Gabriel del Casal.






En una mañana maldiciendo a Mendelssohn.

Por Gabriel del Casal

No hay conquién, sino nos asaltaron los periodistas franceses, del que habla Eliot, que abundaban en París (1910), osea en todo Francia. El cuarto poder rumbo al tercero, y cual es el segundo poder ahora titanes? Y por qué le daba pena, porque no era musical en su poema, Cuarto Capricho en Montparnesse, cito, El mundo está lleno de periodistas y lleno de universidades, fue lo que eliminó del texto original para la copia del libro, Inventos de la liebre de marzo.

Fue la leucemia la que se llevó a Rilke, y nos quedamos sin su discurso ante la Academia sueca por el Nobel, que no alcanzaron a dárselo, y que tampoco lo tenían en mente, carajo. Los poemas dedicados a Rodin, ya eran conocidos en España, antes de morir. Rilke el egipcio, con alfombra roja donde llegaba a plantar subsuelos, gloria de un escritor crítico poeta, que le sobraban amantes como a los músicos.

Quién nos ha dado vuelta de tal modo que,
hagamos lo que hagamos, estamos en la actitud
de quien se marcha? Así como él, sobre
la última colina que le muestra una vez más
todo su valle, se vuelve, se detiene, se demora,
así vivimos nosotros, siempre despidiéndonos. 
Final de la Octava Elegía,  Rilke. Tradución de Jorge Mejía Toro.

Es el deseo la luz de las tinieblas, que no tiene dueño, inhábil, desposeído, lleva solito su cuerpo de naranja, repasado, remamado. El mundo prefirió la limpieza étnica, e inventar el plástico, allí van siendo arrojadas nuestra inútil y rica melancolía, la imagen de nuestra etérea inmortalidad. Texto rechazado por el autor de este apóstrofe.



El mudo Beckettiano y Gajaka. Montaje de Carlos Enrique Ortiz.


Faltó decir que Fiasco, la novela de Imre Kertész, que ganó, aparte de su Nobel de literatura, 2002, por su título y su complicado personaje, lectores;  Koves, su protagonista, que es el mismo autor entre el horror vacui, para el balance dubitativo, de quién llega para quedarse, renegando o simplemente la admiración, y esto se lo debemos entre nosotros a Comas, que no fue sino pronunciar su nombre para que yo corriera a ver. El horror vacui de los campos de concentración nazi, Aushwitz y Grunewald (Berlín).

Vallejo no pudo con Rusia, menos podría con la Unión Soviética, que tanto aterroriza, el cholo con sus zapatos de charol, podría verse en los Alpes suizos, a 30 grados, viendo caer la nieve en su carrito de perdedor. Para un inca no hay nada imposible. De España, aparta de mi este cáliz:

(Fragmentos)

Niños del mundo, 
si cae España ? digo, es un decir? 
si cae 
del cielo abajo su antebrazo que asen, 
en cabestro, dos láminas terrestres; 
niños, ¡qué edad la de las sienes cóncavas! 
¡qué temprano en el sol lo que os decía! 
¡qué pronto en vuestro pecho el ruido anciano! 
¡qué viejo vuestro 2 en el cuaderno! 

¡Niños del mundo, está 
la madre España con su vientre a cuestas; 
está nuestra madre con sus férulas, 
está madre y maestra, 
cruz y madera, porque os dio la altura, 
vértigo y división y suma, niños; 
está con ella, padres procesales! 

Si cae ?digo, es un decir? si cae 
España, de la tierra para abajo, 
niños ¡cómo vais a cesar de crecer! 
¡cómo va a castigar el año al mes! 
¡cómo van a quedarse en diez los dientes, 
en palote el diptongo, la medalla en llanto! 
¡Cómo va el corderillo a continuar 
atado por la pata al gran tintero! 
¡Cómo vais a bajar las gradas del alfabeto 
hasta la letra en que nació la pena! 



***


Cuando Groucho Marx y T.S. Eliot, intercambiaban cartas, a principios de los años sesenta.

***

Qué
porqué arte travesti, poder travesti, chica es por la moda, que no incomoda, y si a eso tu y tus curvas, ampliamos el panorama destruido no solo en Sodoma y Gomorra, sino en esos espejos laberínticos, muy egipcios, donde el diablo hacia su aparición vestido de travesti negro, pero era blanco, con los cachos, como el reino animal que siempre es más poderoso que el ser humano; maten o no a la última pantera negra.
Plus, lo mismo que un derrame, empatando a esto, el arte que se hace en estados alterados, fue lo primero que se vino a la mente, y taque le cae el cartel del cielo dominicano a un pobre poeta, que viene de La Romana.


***